¿Qué diferencia las células animales y vegetales?

Célula vegetal (Mnium stellare)
Publicidad

Las células animales y las células vegetales comparten buena parte de la estructura básica, pues ambas son células eucariotas. Los dos tipos presentan una membrana citoplasmática similar y varios tipos de organelos celulares, estructuras internas que tienen membrana lipídica propia y que están relacionadas con funciones celulares muy concretas.

Uno de los organelos más característicos presentes en todas las células eucariotas es el núcleo celular, un organelo que separa el ADN del citoplasma y del resto de estructuras celulares. Otros organelos comunes en células vegetales y animales son, por ejemplo, las mitocondias, el retículo endoplasmático, el aparato de Golgi o los peroxisomas.

Más allá de estas similitudes, las células vegetales y las animales presentan diferencias muy importantes, destacando la pared celular vegetal y organelos exclusivos de solo uno de los dos tipos de células, por ejemplo las vacuolas, los lisosomas y los centriolos de células animales, o los cloroplastos de células vegetales.

Esquema comparativo de una célula animal y una vegetal
Esquema comparativo de una célula animal y una vegetal

Diferencias más importantes

Tamaño y forma

Aunque existen células animales y vegetales de tamaños muy variables, las células animales suelen ser más pequeñas. Una célula animal típica tiene un tamaño entre 10 y 30 micrómetros, mientras que una célula vegetal puede variar entre los 10 y los 100 micrómetros.

Igual ocurre con la forma, aunque existen células animales y vegetales de formas muy variadas, las células animales suelen presentar una forma redondeada o irregular, mientras que las células vegetales suelen presentar una forma rectangular o geométrica. Esto se debe a la presencia de la pared celular vegetal, una estructura de celulosa rígida que determina la forma de la célula.

Pared celular

Todas las células vegetales tienen una pared celular compuesta de celulosa que engloba a toda la célula en una estructura relativamente rígida, incluyendo a la membrana citoplasmática. La pared celular de celulosa es una característica muy importante y diferenciadora de las células vegetales. Existen otros organismos que presentan pared celular, pero de celulosa solo las plantas. Las células animales no tienen ningún tipo de pared celular.

Publicidad

Plasmodesmo

Los plasmodesmos son poros presentes en la pared celular, por tanto no presentes en las células animales, que comunican los citoplasmas de células contiguas permitiendo la circulación directa de moléculas y señales de comunicación entre ellas.

Plasmodemo
Plasmodemo

Organelos

Las células animales y las células vegetales tienen muchos organelos en común, destacando el núcleo, las mitocondrias, el retículo endoplasmático y el aparato de Golgi, todos ellos presentes también en otros tipos de células eucariotas, por ejemplo en los hongos.

Puede que los organelos más característicos y distintivos de las células vegetales sean los plastos, los organelos donde se sintetizan las sustancias más importantes para la célula vegetal y que comparten con muchos tipos de algas:

  • Cloroplastos: contiene varios pigmentos capaces de absorber la energía de la luz solar, principalmente clorofila, y en ellos se realiza la fotosíntesis.
  • Cromoplastos: sintetizan y almacenan numerosos pigmentos vegetales, sobre todo amarillos, rojos y naranjas del grupo de los carotenoides (carotenos y xantófilas).
  • Leucoplastos: son plastos incoloros o “blancos” que aparecen en zonas de las plantas no expuestas a la luz o no fotosintéticas. Suelen ser vacuolas de almacenamiento con sustancias de reserva. En función del tipo de sustancia almacenada se denominan amiloplastos (almidón), oleoplastos (lípidos), o proteoplastos (proteínas).

Los glioxisomas son otros organelos presentes solo en las plantas; ayudan a degradar los lípidos durante la germinación. Otra diferencia son las vacuolas de almacenamiento. En las células animales suelen ser pequeñas y numerosas. En las células vegetales, por el contrario, es habitual que aparezca una gran vacuola central que puede llegar a ocupar casi la totalidad del citoplasma.

Entre las muchas funciones de esta gran vacuola, está la degradación de macromoléculas. En las células animales esta función la realizan los lisosomas, un tipo de organelo que rara vez aparece en células vegetales.

Publicidad

Centriolos y citocinesis

Las células animales muestran unas estructuras llamadas centriolos que no están presentes en las células vegetales y que son imprescindibles para numerosas funciones celulares, entre ellas la división celular, ya sea por mitosis o por meiosis.

Un centriolo está formado por 9 tripletes de microtúbulos similares a los del citoesqueleto. Dos centriolos perpendiculares forman el diplosoma, un organelo no membranoso típico de células animales. Un tipo de diplosoma en concreto, llamado centrosoma, es el que guía la división de una célula en dos células hijas (citocinesis).

Al principio de la profase (la primera fase de la división celular) cada centriolo del centrosoma migra a un polo opuesto de la célula guiando consigo agregados de proteínas para formar el huso mitótico o huso acromático, que son hebras de microtúbulos que guían el movimiento de los cromosomas para la separación de la célula en dos.

Los centriolos tienen muchas más funciones. Ellos son los ejes de anclaje de flagelos y cilios y permiten su movimiento. También ayudan a mantener la forma de las células e interaccionan fuertemente con el citoesqueleto para transportar numerosas sustancias y organelos a través del citoplasma.

Centriolo, característico de células animales
Centriolo mostrando los 9 microtúbulos

Otras diferencias

  • En los animales, solo las células madre tienen capacidad de diferenciación en otros tipos de células del organismo más especializadas. En cambio, casi todas las células vegetales son pluripotenciales con capacidad de diferenciación.
  • Las células vegetales pueden aumentar considerablemente de tamaño absorbiendo agua. Las células animales no pueden soportar este aumento de tamaño y presión por no tener pared celular. En consecuencia, el crecimiento de tejidos en los animales se produce principalmente por división celular, mientras que en las plantas puede haber un crecimiento tisular importante sin un aumento proporcional del número de células.
  • Las células vegetales, al no tener centriolos, tampoco muestran flagelos ni cilios, con la notable excepción de algunas plantas primitivas con gametos móviles, como las plantas hepáticas; estas plantas tienen gametos masculinos biflagelados que pueden desplazarse cortas distancias a través del agua, aunque la estructura es muy diferente a los verdaderos flagelos animales.
  • El principal hidrato de carbono de reserva energética en células animales es el glucógeno, en las células vegetales es el almidón.
  • En las membranas de las células vegetales no hay colesterol, mientras que el colesterol es fundamental en la membrana de las células animales.

Publicidad