Publicidad

Tanto la investigación básica (también llamada investigación pura o fundamental) como la investigación aplicada han dado grandes avances al conocimiento humano pero cada una tiene objetivos diferentes. La investigación básica o pura tiene como finalidad la obtención y recopilación de información para ir construyendo una base de conocimiento que se va agregando a la información previa existente. La investigación aplicada, por su parte, tienen como objetivo resolver un determinado problema o planteamiento específico.

Por ejemplo, si un investigador está investigando como funciona el intestino, está realizando investigación básica; si un investigador está investigando las causas de la enfermedad de Crohn (una enfermedad del intestino), está realizando investigación aplicada.

Es frecuente que la investigación básica sirva para construir una base de conocimiento desde la que parte la investigación aplicada. Si miramos el ejemplo anterior, el investigador que estudia los orígenes de la enfermedad de Crohn necesitará una base de conocimiento sobre como funciona el intestino, el sistema digestivo y otros aspectos fisiológicos del cuerpo humano.

En muchas ocasiones la línea que separa la investigación básica de la investigación aplicada puede ser muy difusa. Pongamos por ejemplo que un investigador está estudiando células fotovoltáicas y la forma en la que se transforma la energía solar en energía eléctrica; en medio de su investigación puede encontrarse con un descubrimiento que revolucione el mundo de la energía solar. En este caso, una investigación pura en el campo de la energía solar tendría una aplicación práctica en el mundo real pasando a ser investigación aplicada.

Publicidad

Las teorías, ideas y preguntas generales son exploradas en la investigación básica mientras que la investigación aplicada explora preguntas mucho más específicas. Existen opiniones que defienden que la investigación básica debería quedar en un segundo plano y dar prioridad a la investigación aplicada ya que la investigación básica no suele repercutir en beneficios inmediatos o a corto plazo para la humanidad. Pero sin investigación fundamental la investigación aplicada sería mucho más complicada; imagina un investigador que vaya a estudiar la enfermedad de Crohn y tenga que investigar primero todo el funcionamiento del aparato digestivo desde el principio.

La investigación básica también es frecuentemente criticada por consumir demasiados recursos de financiación pero lo cierto es que ambos tipos de investigación pueden ser igualmente costosos y además la investigación básica puede derivar en un ahorro a largo plazo al ir construyendo una base de conocimiento general extremadamente útil para la investigación aplicada.

La mayoría de investigadores prefieren centrarse en un tipo de investigación a lo largo de su carrera mientras que otros pueden ir pasando de proyectos de un tipo a proyectos del otro. Incluso se puede comenzar una investigación que se considere básica y en el transcurso se transforme en investigación aplicada o viceversa. Esta flexibilidad en la investigación es muy importante; la investigación es la que provee a la humanidad de avances, innovación y soluciones, sin flexibilidad y una mente abierta esto no sería posible.

Publicidad
  • Mia

    Mañana rindo Teoría y Practica de la Investigación y esto me vino de 10. Aunque yo debo dar la charla en inglés, esta explicación me pareció muy útil. ¡Gracias!.

    *Hay un error de ortografía en la última línea. Saludos.

  • Vlad Marinovich

    Muy buen aporte, justo lo que necesitaba, muy bien explicado y los ejemplos son claros. Gracias por el aporte amigo

  • Bea Rodríguez

    muy interesante. gracias

    • Gracias a tí. La investigación sin divulgación no tendría sentido.