Publicidad

El contenido en células epiteliales de la orina es una de las medidas que forman parte del análisis del sedimento urinario. Esta información, en combinación con otros datos del análisis de orina y de los síntomas que padezca el paciente, es útil en muchos casos para poder realizar un diagnóstico correcto.

Las células epiteliales son células del tejido epitelial, el tejido que recubre las superficies del cuerpo, tanto externas como de cavidades y conductos internos como son los túbulos renales, uréteres, vejiga urinaria y uretra. Las células epiteliales viejas se van desprendiendo del epitelio y van siendo reemplazadas por células nuevas por lo que se pueden encuentrar en la orina en condiciones normales. En hombres suelen ser escasas y en mujeres la cantidad normal es más variable en función de la etapa del ciclo menstrual.

En cualquier caso, un número alto de células epiteliales en la orina es señal de que algo puede estar sucediendo. Las causas más frecuentes son procesos infecciosos e inflamación de las vías urinarias.

Las células epiteliales en orina se determinan mediante examen microscópico del sedimento urinario. El sedimento urinario se obtiene mediante centrifugación de la orina. Durante el centrifugado, los elementos sólidos en suspensión van cayendo al fondo formando un sedimento que se puede separar fácilmente de la fracción líquida para su estudio.

Además de la presencia de células epiteliales, en el sedimento urinario se estudia también la presencia de bacterias y otros microorganismos, células sanguíneas (glóbulos rojos, leucocitos), cristales (ácido úrico, cistina, ácido oxálico), proteínas, etc.

Tipos de células epiteliales en la orina y su significado

En general, un número bajo de células epiteliales no tiene ninguna importancia pero si se encuentran en alta cantidad es importante determinar de que tipo son y su concentración. En la orina se pueden encontrar tres tipos de células epiteliales: escamosas o planas, de transición y células tubulares del epitelio renal.

Publicidad

Células escamosas

También llamadas células planas debido a su forma, son células delgadas provenientes principalmente del epitelio vaginal o del epitelio de la uretra distal y son comunes en la orina en baja cantidad. Un contenido alto en células epiteliales escamosas es indicativo de una posible vaginitis o uretritis. Este tipo de células se encuentra también en el epitelio de los genitales en el exterior del cuerpo, por lo que su presencia en alto número se puede deber a una contaminación o recogida incorrecta de la muestra.

Cuándo se encuentra un alto número de células escamosas en la orina se suele solicitar una nueva muestra para comparar los resultados haciendo hincapié en las normas e instrucciones de recogida que minimicen el riesgo de contaminación.

Células transicionales

Provienen del epitelio que cubre la uretra proximal y la vejiga. Se asocia con procesos inflamatorios, generalmente relacionados con infecciones. También se observa un alto número de células transicionales en pacientes con litiasis renal.

Células tubulares renales

Son las células que cubren los túbulos renales (parte de la nefrona) y en condiciones normales no aparecen en orina. Su presencia se relaciona con daños en el riñón tales como necrosis tubular aguda, algunas enfermedades virales (como nefritis por citomegalovirus), pielonefritis, rechazo a trasplantes y reacciones tóxicas a determinadas sustancias. Los conocidos como cuerpos ovales grasos son estas mismas células cargadas de lípidos que aparecen en el síndrome nefrítico.

Cuándo aparecen células tubulares en la orina es común que se soliciten más pruebas y se realice un perfil renal con el fin de averiguar qué está pasando en el riñón y poder dar un diagnóstico diferencial específico.

Referencias

  • Giovanni B. Fogazzi (2010). The urinary sediment. An integrated view. Elsevier. ISBN: 9788821430169.
  • Cilindros urinarios en MedLinePlus

Publicidad