¿Qué beneficios tiene el aceite de pescado?

Cápsulas de omega-3
Cápsulas de aceite de pescado, suplemento de omega-3

Los aceites de pescado, como el aceite de hígado de bacalao, atún o salmón, son un suplemento nutricional de los más consumidos. Son muy ricos en ácidos grasos omega-3, sobre todo en ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), ambos considerados ácidos grasos poliinsaturados esenciales.

Entre los efectos positivos sobre la salud humana, los ácidos grasos omega-3 son muy conocidos cobre el efecto cardioprotector y mejorar la salud cardiovascular en general. Además, los aceites de hígado de pescado ser también ricos en vitaminas liposolubles A y D.

¿Qué son los ácidos grasos omega-3?

Los ácidos grasos omega-3 son grasas que se pueden encontrar en muchos tipos de alimentos, principalmente vegetales y animales marinos, que las células humanas necesitan pero que no pueden sintetizar, por eso se consideran un nutriente esencial que hay que consumir obligatoriamente a través de la dieta.

Es importante aclarar un detalle: existen muchos tipos de ácidos grasos omega-3, y aunque se suelen referir al grupo en su conjunto como ácidos grasos esenciales, el único verdaderamente esencial es el ácido α-linolénico. Si se suministra este ácido omega-3, nuestro organismo puede sintetizar todos los demás omega-3. El otro ácido graso esencial para el ser humano es el ácido linoleico, del grupo de los omega-6.

Los aceites de pescado son muy ricos en ácidos grasos omega-3, sobre todo en estos dos:

  • Ácido eicosapentaenoico: conocido por las siglas EPA, es uno de los ácidos grasos omega-3 mejor conocidos. Es utilizado para sintetizar diversas sustancias clave en funciones tan importantes como la prostaglandina-3, el tromboxano-2 o el leucotrieno-5, necesarias para la coagulación sanguínea y la inflamación, entre otras funciones. Los peces no sintetizan el EPA por ellos mismos, sino que lo obtienen a su vez de la dieta, sobre todo de las algas.
  • Ácido docosahexaenoico: conocido por las siglas DHA, es esencial para la formación del esperma, la retina del ojo y la corteza cerebral. También está presente en el corazón y se secreta en la leche materna.

Beneficios para salud

Los suplementos de aceites de pescado, por su alto contenido en ácidos grasos omega-3, se utilizan para muchos fines distintos. De todos los posibles beneficios del aceite de pescado, la FDA ha reconocido y aprobado la reducción de los triglicéridos en sangre. Esto quiere decir que este organismo da por probado este efecto, pero el aceite de pescado se utiliza para muchos otros fines que no siempre cuentan con el respaldo de estudios científicos rigurosos.

También parece ser efectivo para prevenir enfermedades del corazón y para reducir el riesgo en pacientes ya diagnosticados de estas enfermedades.

Otros beneficios cardiovasculares en los que el aceite de pescado podría ser efectivo:

  • Prevención de bloqueo en vasos sanguíneos sometidos a angioplastia
  • Bypass coronario
  • Hipertensión
  • Fallo cardíaco

Otros beneficios cardiovasculares para los que no parece que sea efectivo, aunque se utilice para ello, incluyen las arritmias o la aterosclerosis. Aunque hay varios estudios que muestran un pequeño enlentecimiento del avance de las placas de ateroma, la mayoría de los estudios publicados no encuentran evidencias relevantes.

Cáncer de próstata

Los resultados de los efectos positivos del aceite de pescado sobre el cáncer son muy conflictivos entre unos estudios y otros. Por ejemplo, sobre el cáncer de próstata, las evidencias son mixtas, con estudios que muestran que el consumo de aceite de pescado y una dieta en general baja en grasa reduce el riesgo de padecer cáncer de próstata, pero niveles muy altos de omega-3, incluyendo los aceites de pescado, podrían llegar a aumentar el riesgo hasta un 43%.

Pérdida de visión

La ingesta correcta del ácido omega-3 DHA protege de la pérdida de visión relacionada con la edad.

Esquizofrenia y trastornos mentales

El consumo de aceite pescado junto al tratamiento convencional parece mejorar algunos síntomas de la esquizofrenia, trastorno bipolar y otras enfermedades mentales de tipo psicótico.

Desarrollo fetal

El consumo de ácidos grasoso omega-3 durante el último trimestre podría mejorar el desarrollo sensorial, cognitivo y motor del feto.

Diabetes

Aunque es habitual consumir suplementos de aceite de pescado para mejorar la diabetes, los estudios de los que se disponen hasta el momento parecen indicar que no es efectivo.

En este artículo de WebMD hay una lista bastante completa sobre las evidencias para diversas enfermedades y estados de salud clasificadas por las que han mostrado efectividad y las que no.

Alternativas vegetales al aceite de pescado

Los filetes de un pescado graso pueden contener hasta un 30% de aceite, mientas que en los pescados blancos la fuente de aceite suelen ser determinados órganos, sobre todo el hígado, por ejemplo el aceite de hígado de bacalao. Entre los pescados con alto contenido en omega-3 se pueden citar las anchoas, arenques, sardinas, salmón, trucha o caballa.

Otra fuente animal rica en omega-3 son los huevos, existiendo en el mercado huevos enrriquecidos en omega-3 (que suelen venir marcados en el envase).

También existen numerosos vegetales ricos en omega-3, entre ellos:

  • semillas de lino
  • semillas de chía
  • semillas de cáñamo
  • espirulina
  • frutos secos
  • calabaza
  • vegetales de hoja verde, como las espinacas
  • alubias
  • coliflor, brócoli y coles

Riesgos

Tomar suplementos de aceite de pescado, de hígado de pescado o de otra forma de omega-3 puede conllevar riesgos para algunas personas:

  • Los suplementos de omega-3 pueden interferir en el efecto de fármacos anti-coagulantes.
  • Pueden producir efectos secundarios gastrointestinales, como diarrea, indigestión y gases.
  • Los aceites de hígado de pescado suelen contener altas dosis de vitaminas A y D que pueden llegar a tener efecto tóxico.
  • Las personas con alergias al marisco o al pescado deben tener precaución.
  • Determinados contaminantes oceánicos, como los metales pesados, suelen estar más concentrados en las partes grasas de los peces y pueden ir en los aceites de pescado. Vea las recomendaciones de la Amercian Heart Association sobre los pescados recomendados por tener menos mercurio.

Aunque aún no se pueda afirmar con rotundidad la mayoría de los efectos positivos sobre la salud del aceite de pescado y de los suplementos omega-3 en general, una dieta variada es probablemente la mejor opción. Antes de decidir tomar algún suplemento es importante consultar con un nutricionista u otro profesional de salud.