Publicidad

Se conocen como pulgas de la playa, pulgas de la arena o pulgas de mar a unos pequeños crustáceos anfípodos que viven la arena de las playas. Se suelen ver en gran cantidad al amanecer y al atarceder, ya que salen a alimentarse durante la noche.

Crustáceos talíridos, no pulgas

Las pulgas son insectos del género Siphonaptera que viven de forma parásita sobre animales mamíferos alimentándose de su sangre, por eso pican. Pero las pulgas de la playa son una familia de crustáceos, la familia Talitridae o talítridos, que se alimentan de algas y desechos orgánicos que hay en la arena.

Es muy frecuente hablar de las picaduras de las pulgas de la playa, pero en realidad no pican; la mayoría de las veces son picaduras de otros insectos también presentes en la playa pero menos visibles, tan solo se les llaman pulgas porque saltan a menudo sobre la arena.

Características generales

Las talítridos son una familia que cuenta con aproximadamente 300 especies conocidas. Todas viven en tierra o arena, algunas en la zona inframareal y otras en la línea de costa. También existen algunas especies de agua dulce.

Son muy pequeños, su tamaño puede variar desde 3.5 mm hasta 2.5 cm en algunas especies. A pesar de su tamaño, pueden dar saltos de más de 20 cm fácilmente. Son de color marrón claro, a veces con un cuerpo semitranslúcido.

Publicidad

La mayoría de crustáceos anfípodos (orden Amphipoda) que viven en el agua son depositados constantemente sobre la arena con la marea pero mueren rápidamente al secarse. Los talítridos, por el contrario, pueden resistir largos períodos fuera del agua y pueden permanecer viviendo en la arena, incluso hay especies completamente terrestres.

Las hembras pueden poner hasta 50 huevos por día que son llevados por la propia hembra hasta que eclosinan y aparecen las larvas. El ciclo puede variar desde un par de semanas hasta varios meses en función de las concidiones ambientales y la disponibilidad de alimento.

En algunas especies, como Talitrus saltator, muy abundante en las costas mediterráneas de la península ibérica, la hembra ingiere sus crías para que se alimenten de su propio cuerpo.

A nivel ecológico, se consideran organismos detritívoros debido a su actividad descomponiendo materia orgánica y constituyen una parte importante de la dieta de muchos peces y aves marinas.

Publicidad