¿Por qué pica la piel?

Un hombre intentando rascarse la espalda
Un hombre intentando rascarse la espalda
Publicidad

El picor de piel, también llamado picazón o comezón, se corresponde con el síntoma médico denominado prurito. Se caracteriza por una sensación de hormigueo e irritación de la piel junto a un reflejo de rascar la zona.

El picor se puede entender como una experiencia sensorial no placentera y parece tener muchas similitudes con el dolor, aunque la respuesta de comportamiento es muy diferente. Mientras que el dolor produce un reflejo de parada o retirada, el picor produce un reflejo de rascado.

Tipos de picor

El picor se puede originar en el sistema nervioso periférico (picor dérmico y picor neuropático) y también en el sistema nervioso central (ciertos tipos de picor neuropático, neurogénico y psicogénico):

  • Pruritoceptivo: se origina en la propia dermis. Puede estar inducido por numerosos estímulos, incluyendo estímulos mecánicos, químicos, térmicos y eléctricos, pero en todos ellos el picor es transmitido a través de fibras nerviosas amielínicas tipo C inducidas por histamina. Se debe a la liberación de sustancias pruritogénicas por los queratinocitos de la piel (pruritoceptivo directo), tales como neuropéptidos, interleucinas, proteasas y citocinas. Los queratinocitos también pueden activar otras células de la piel y estas liberar sustancias pruritogénicas (pruritoceptivo indirecto), tales como factor de crecimiento neuronal, neurotrofina 4, leucotrieno B4, tromboxano A, etc.
  • Neuropático: su origen es daño en el sistema nervioso, principalmente en la vías aferentes del sistema nervioso periférico, aunque también puede estar causado por daño en el sistema nervioso central.
  • Neurogénico: es inducido desde el sistema nervioso central pero no hay daño neural. Se asocia mayoritariamente a la acumulación de opioides exógenos.
  • Psicogénico: el picor también puede tener su origen en trastornos psiquiátricos y psicológicos, como alucinaciones táctiles, delirios de parasitosis o trastornos obsesivos-compulsivos que generen un rascado neurótico.

El picor también se puede clasificar en función del tamaño del área afecta:

  • Prurito generalizado: picor diseminado por varias partes del cuerpo, a menudo extensas.
  • Prurito localizado: picor en una zona concreta.

Causas más comunes

Como síntoma, el picor de piel está asociado a muchas causas diferentes, ya veces puede ser el único síntoma de una enfermedad. Las posibles causas se puede agrupar en las siguientes categorías.

Publicidad

Infecciones

  • Ectoparasitosis: ladillas, piojos, sarna, larva migrans cutáneo (larvas de nemátodos), esquistosomiasis, etc.
  • Picaduras de insectos
  • Heridas e infecciones cutáneas
  • Herpes
  • Varicela
  • Micosis dérmica, por ejemplo pie de atleta

Alergias y causas ambientales

  • Reacciones alérgicas a componentes de comida, medicamentos, polen, productos cosméticos, etc.
  • Contacto tópico con ciertas sustancias químicas, por ejemplo urushiol presente en el aceite de muchas plantas.
  • Fotodermatitis
  • Estrés colinérgico
  • Picor inducido por frío

Trastornos y enfermedades de la piel

  • Caspa
  • Queratodermia palmoplantar
  • Afecciones cutáneas de tipo inflamatorio: psoriasis, eczema, dermatitis atópica, hidradenitis supurativa, etc.
  • Proceso de cicatrización de heridas
  • Xerosis o piel seca: es la causa de picor más común y frecuente. Es más habitual en época invernal, en edades avanzadas, ambientes de alta temperatura y baja humedad, baños demasiados frecuentes o prolongados en agua caliente, etc.

Enfermedades sistémicas y condiciones médicas

  • Diabetes mellitus
  • Hiperparatiroidismo y otras afecciones del tiroides
  • Anemia por deficiencia de hierro
  • Enfermedades hepáticas como ictericia y colestasis
  • Cáncer interno como el linfoma o la enfermedad de Hodgkin
  • Enfermedades renales, por ejemplo uremia. El prurito también muy habitual en pacientes sometidos a hemodiálisis.
  • Policitemia
  • Trastornos psiquiátricos, por ejemplo alucinaciones de parasitosis
  • Medicamentos: además de posibles reacciones alérgicas a principios activos y excipientes, algunos medicamentos pueden producir prurito por otros mecanismos. Por ejemplo, los medicamentos opioides activan los receptores de histamina 1 (H1) o estimulan la liberación de histamina; la cloroquina, fármaco utilizado contra la malaria, tiene entre sus efectos adversos más comunes el picor de piel.

Picor asociado al embarazo

  • Herpes gestacional
  • Colestasis del embarazo
  • Pápulas urticarianas pruriginosas y placas de embarazo

Otras causas

  • Cambios hormonales asociados a la edad, por ejemplo en la pubertad y en la menopausia

Tratamiento y alivio del picor de piel

Para aliviar el picor se suelen recomendar acciones generales como:

  • Evitar rascarse y frotarse en la medida de lo posible. Cambiar por presiones o pulsaciones si no se puede resistir.
  • Evitar jabones duros, cambiar por jabones suaves, por ejemplo baños de avena. Asegurar que se retira todo el jabón al ducharse. Evitar baños prolongados.
  • Utilizar cremas y lociones hidratantes, preferiblemente no perfumadas
  • Utilizar ropa suelta y cómoda de algodón
  • Aplicar frío en la zona con picor
  • Evitar los ambientes excesivamente secos o excesivamente húmedos
  • Evitar el calor excesivo
  • Procurar un buen descanso
  • Evitar comidas muy especiadas, bebidas alcohólicas y excitantes como la cafeína

También existen varios medicamentos OTC para aliviar el prurito y picor de piel, por ejemplo, fármacos antihistamínicos, que se pueden adquirir en la farmacia sin necesidad de receta médica bajo consejo farmacéutico.

Otros medicamentos contra el picor suelen requerir receta médica, como ciertos antihistamínicos, corticosteroides, anestésicos locales o el nalfurafine, este último un fármaco agonista de los receptores opioides κ que se utiliza para tratar el prurito asociado a uremia.

En cualquier caso, si el picor es muy intenso, la piel aparece muy irritada, los síntomas no desaparecen en dos semanas, no mejora con las medidas de cuidado personal, aparecen otros síntomas adicionales o se observan signos de infección o de parasitosis, se debe acudir al médico lo antes posible.

Publicidad
Referencias
  1. Alcalá-Pérez, Daniel; Barrera-Pérez, María; Jurado-Santa Cruz, Fermín (Enero-Abril 2014). Fisiopatología del picor. Revista del Centro Dermatológico Pascua.
  2. How to relieve itchy skin. American Academy of Dermatology.