Publicidad

La respuesta más común para esta pregunta es que los perros mueven la cola cuándo se sienten felices, amistosos y contentos. Pero esto no es exactamente así. Los perros mueven la cola para comunicarse y esta comunicación no siempre significa felicidad sino que pueden transmitir diferentes estados emocionales según la posición de la cola, como se mueve y en que dirección.

Emociones transmitidas a través de la cola

La posición natural de la cola es la que adoptan los perros cuándo están relajados. Esta posición no es igual en todas las razas. En la mayoría cuelga hacia abajo, cerca de las piernas y con la punta hacia arriba. En algunas razas, como el pug, la posición natural de la cola es hacia arriba y en otras, como el galgo inglés, es entre las piernas.

Cuándo un perro se siente nervioso, atemorizado o adopta una actitud sumisa, coloca la cola más baja que en su posición natural llegando incluso a ponerla debajo de su cuerpo. En el lado opuesto, si la cola se sitúa en posición alta y verical indica agresión. También puede estar más alta que la posición natural y recta pero sin llegar a ser vertical, lo que suele ser indicativo de que el perro se siente curioso y atento a algo.

La dirección del movimiento

Cuándo el perro no mantiene la cola en una posición sino que la mueve, podemos saber que está excitado, mayor excitación a mayor movimiento. Se suele asociar este movimiento con felicidad pero no siempre es así. En diversos estudios se ha podido observar que la forma en la que se mueve la cola se relaciona con diversos sentimientos y emociones.

Publicidad

Cuándo la cola se mueve hacia la derecha, el perro está experimentando emociones positivas. Al contrario, si se mueve hacia la izquierda los sentimientos del perro tienen connotaciones negativas. Por ejemplo, cuándo un perro ve a su dueño moverá la cola hacia la derecha en señal de felicidad. Pero si ve a un perro que le puede amenazar se puede ver como el perro ladra y mueve la cola hacia la izquierda.

Además, como no podía ser de otro modo, los perros reconocen la dirección de movimiento de la cola de otros perros y reaccionan de forma acorde. Si un perro ve que otro perro se acerca moviendo la cola hacia la derecha, se mantendrá relajado mientras que si se acerca un perro moviendo la cola hacia la izquierda puede sentirse nervioso y ponerse agresivo.

Este fenómeno parece estar relacionado con la lateralización del cerebro. El hemisferio izquierdo controla la parte derecha del cuerpo y parece estar relacionado con emociones positivas. Y viceversa, el hemisferio derecho controla la parte izquierda del cuerpo y se relaciona con emociones negativas.

Referencias

  1. A. Quaranta, M. Siniscalchi, G. Vallortigara (2007). Asymmetric tail-wagging responses by dogs to different emotive stimuli. Current Biology, 17(6):199-201. doi: 10.1016/j.cub.2007.02.008
  2. M. Siniscalchi, R. Lusito, G. Vallortigara y Angelo Quaranta (2013). Seeing Left- or Right-Asymmetric Tail Wagging Produces Different Emotional Responses in Dogs. Current Biology, 23(22):2279-2282. doi: 10.1016/j.cub.2013.09.027

Publicidad