¿Cuál es el nervio del diafragma?

El diafragma en el sistema respiratorio
El diafragma en el sistema respiratorio
Publicidad

El diafragma es un músculo localizado en la parte baja de la caja torácica. Su movimiento es responsable de la respiración y está inervado por los nervios frénicos y los nervios intercostales y subcostales inferiores.

En este artículo repasaremos qué es el diafragma, cuáles son sus funciones y como su actividad es controlada por el sistema nervioso a través de estos nervios.

Inervación del diafragma

El diafragma
El diafragma y sus estructuras principales

El diafragma es un órgano musculotendinoso que separa la cavidad torácica y la cavidad abdominal.

Está formado por dos hojas de músculo esquelético, una por cada espacio pulmonar, que se anclan a las costillas, el esternón y las vértebras, en la parte inferior de la caja torácica.

El diafragma es el músculo principal de la respiración. También lo utilizamos para facilitar la micción, el vómito, la tos y otras funciones corporales.

Publicidad

El movimiento del diafragma está controlado por los nervios frénicos, que son nervios motores. También está inervado por los nervios intercostales y subcostales inferiores, pero no se conoce muy bien su función.

Cuando el diafragma se contrae, se hace más plano y empuja las costillas hacia fuera, lo que hace aumentar el diámetro de la cavidad torácica. Esto produce la expansión de los pulmones y la inhalación de aire.

Durante la exhalación, el diafragma se relaja y vuelve a su forma abovedada, lo que reduce el volumen de la cavidad torácica y la expulsión del aire de los pulmones.

Respiración diafragmática
Animación del diafragma durante la inhalación y la exhalación

El nervio frénico y el control de la respiración

Existen dos nervios frénicos, el derecho y el izquierdo. Cada uno puede funcionar de forma independiente, lo que hace que se pueda respirar incluso con una parte del diafragma paralizada.

El diafragma es uno de los pocos músculos de tipo esquelético que funciona de forma autónoma pero que también puede ser controlado de forma consciente, y en esto tiene mucho que ver la actividad de los nervios frénicos.

Publicidad

El nervio frénico está mandando señales de forma continua desde el cerebro al diafragma, y así podemos respirar sin estar pendientes de ello.

A través del nervio frénico también se envía información sensorial de forma contínua hacia el cerebro, información que es utilizada para controlar la velocidad y ritmo respiratorio.

Las partes periféricas del diafragma también están inervadas por vías aferentes sensoriales de nervios intercostales (T5-T11) y nervios subcostales (T12).

El control voluntario del diafragma tiene límites. Al subir la concentración de dióxido de carbono en sangre, entre otras señales, se estimula el sistema nervioso autónomo hasta desencadenar la contracción del diafragma sin que podamos controlarlo.

Publicidad