Publicidad

Aunque mucha gente hable de picaduras de serpiente, las serpientes no pican, muerden y clavan sus dientes. Sólo muerden a los humanos en defensa si se siente atacadas o en peligro, pero en condiciones normales las mordeduras de serpiente se pueden considerar un accidente raro.

El principal riesgo ante una mordedura de serpiente es el efecto del veneno. En este sentido, la mayoría de serpientes no son venenosas pero algunas pueden ser mortales si no se actúa con rapidez, por eso se consideran una emergencia médica. Según MedlinePlus, se producen 2.5 millones de mordeduras de serpientes anualmente y de ellas 125 mil acaban en la muerte del paciente, principalmente en el sudeste asiático, India, Brasil y algunas zonas de África.

Sin embargo, no siempre es posible saber si la serpiente que ha mordido es venenosa o no, por eso lo primero que se debe hacer es acudir a un centro de urgencias médicas o llamar a algún teléfono de emergencias, como el número internacional de emergencias 112, el 911 o el número que sea aplicable en el país.

En el ámbito doméstico, las serpientes que se tienen como mascotas no suelen ser venenosas o se le han extirpado las glándulas productoras de veneno, aún así, si no se tiene certeza es mejor acudir cuanto antes a un centro médico.

Primeros auxilios ante una mordedura de serpiente

La mordeduras de serpientes venenosas suelen aparecer húmedas o con líquido (veneno) sobre la herida e incluso sobre la ropa. En las mordeduras de apariencia seca es probable que no se haya inyectado veneno, pero como no se puede confirmar con total seguridad a simple vista, se recomienda que se trate siempre como una mordedura venenosa, salvo que se esté completamente seguro de la especie en cuestión o sobre la extirpación de las glándulas de veneno.

Las medidas de primeros auxilios incluyen:

Publicidad
  • Mantener la calma y evitar esfuerzos. Mantener la calma puede ser complicado; hay que recordar en todo momento que las mordeduras de serpientes venenosas se pueden tratar de forma efectiva. La ansiedad y nerviosismo aumenta la frecuencia cardíaca y puede ayudar a dispersar el veneno más rápido por el cuerpo.
  • Mantener la zona de la mordedura por debajo del corazón para disminuir el retorno venoso desde la zona hacia el corazón.
  • Retirar objetos que puedan empeorar la inflamación, por ejemplo anillos y ropa ceñida.
  • Impedir el movimiento de la zona de mordedura en la medida de lo posible.
  • Intentar recibir ayuda médica inmediatamente, ya sea por teléfono o acudiendo a un centro de urgencias.

Es posible que la serpiente sea venenosa si:

  • Si aparece líquido cerca de la herida o en sus proximidades que no se corresponde con fluido exudado por la herida.
  • Si la zona se inflama y cambia de color.

Lo que no se debe hacer:

  • No lavar la mordedura ni intentar succionar el veneno. El posible veneno presente se suele utilizar con fines identificativos y puede ser muy útil para administrar el antídoto idóneo.
  • No aplicar torniquetes ni gasas frías o hielo en la zona.
  • No administrar nada a la persona por ninguna vía, incluyendo analgésicos, antiinflamatorios, alcohol o cafeína, salvo indicación médica.
  • No realizar cortes en la mordedura.
  • No realizar esfuerzos.
  • No levantar la zona de mordedura por enzima del corazón.
  • No perder el tiempo intentando matar o cazar a la serpiente. Si se puede hacer sin riesgos, hacerlo, pero el personal médico no se basa en una visualización de la serpiente para su identificación, por lo que no es una prioridad. En su caso, extremar la precaución con la cabeza de la serpiente, ya que puede morder por acto reflejo hasta varias horas después de haber muerto.

Vigilar síntomas y signos vitales

Una vez tomadas las medidas de primeros auxilios y mientras se recibe la atención médica, se deben vigilar los síntomas y los signos vitales de la persona mordida. Los signos vitales más importantes son el pulso, la temperatura y el ritmo respiratorio. Si es posible también la presión arterial;,

Los síntomas de una mordedura de serpiente venenosa pueden variar en función de la especie, pero de forma general incluyen:

  • dolor severo alrededor de la mordedura
  • hormigueo, escozor o ardor en la piel de la zona
  • mareo
  • náuseas y vómitos
  • dificultades para respirar
  • arritmia cardíaca
  • dificultad para tragar
  • dolor estomacal
  • debilidad muscular
  • confusión
  • en casos severos: parálisis, coma, muerte.

Shock anafiláctico

La vigilancia de signos vitales y síntomas tiene entre sus principales objetivos vigilar la entrada en shock anafilático. El shock anafiláctico es una reacción alérgica severa y grave que puede aparecer en cuestión de minutos.

Entre los síntomas de shock anafiláctico destacan una inflamación rápida y severa de boca, lengua, garganta y vías respiratorias superiores que puede dificultar considerablemente la respiración. Puede aparecer erupción cutánea en cualquier parte del cuerpo, con quemazón en ojos, labios, garganta y oídos. La persona se siente débil, se puede poner pálida, con dificultad incluso para hablar, y puede desmayarse y caer inconsciente.

Publicidad

En caso de que aparezcan estos síntomas se recomienda solicitar una ambulancia en cuanto sea posible. Algunas personas con alergias severas conocidas pueden llevar kits de asistencia que frecuentemente incluyen autoinyectores de adrenalina.

Reanimación cardiopulmonar

Si llega el caso de que la persona mordida pierda la consciencia y sus signos vitales se pierdan, puede ser necesario realizar la reanimación cardiopulmonar a través de masaje cardíaco y respiración boca-boca. Si no se sabe realizar, el equipo de asistencia de emergencias puede ayudarle con indicaciones para su realización a través del teléfono.

Prevención

Cuando se esté en las cercanías de serpientes o en zonas frecuentadas por ellas se pueden prevenir las mordeduras con unas sencillas indicaciones. Lo primero es evitar las zonas dónde se suelen esconder, como debajo de piedras, rocas y troncos.

Si se encuentra con una serpiente, aunque la mayoría no sean venenosas, no se debe intentar atrapar, jugar con ellas ni provocarlas. No suelen atacar a los humanos pero lo harán si se sienten amenazadas, por eso lo mejor es alejarse.

Si se está caminando por una zona frecuentada por serpientes, se recomienda llevar botas altas y pantalones largos de tejido resistente. Antes de pasar por una zona por donde es probable que haya serpientes se puede tantear por delante con un palo o bastón; la serpiente intentará evitar el contacto con las personas si están prevenidas.

Referencias

  1. Mordeduras de serpientes. MedlinePlus.
  2. Snakebites: First aid. Mayo Clinic.

Publicidad