Publicidad

Los medicamentos sin receta, también conocidos como medicamentos OTC, de la expresión inglesa Over The Counter, son medicamentos cuya dispensación no está sujeta a prescripción médica obligatoria. Los más comunes son analgésicos y antiinflamatoios. También son muy frecuentes los anticatarrales, antitusivos, laxantes, antidiarréicos, y otras dolencias que por su naturaleza sean consideradas menores o frecuentemente debidas a causas pasajeras.

Sin receta, pero con riesgos

Aunque sean medicamentos que se puedan comprar sin una receta médica y que estén destinados a dolencias consideradas menores, incluso aunque sean medicamentos de alta seguridad demostrada, no están libres de efectos secundarios ni de riesgos para la salud, a veces muy serios. Por eso se deben utilizar de forma correcta y solo cuándo sea necesario.

Por ejemplo, los AINEs (antiinflamatorios no esteroideos) son el grupo de fármacos más habitual entre los medicamentos sin receta. A este grupo pertenecen algunos fármacos tan conocidos y de uso tan habitual como el ibuprofeno o el naproxeno.

Uno de los efectos secundarios que comparten casi todos los AINEs, aunque con distinta intensidad, es el aumento de riesgo de úlceras gastroduodenales. Otro riesgo muy conocido de los AINEs es la interacción con fármacos anticoagulantes. El uso prolongado o abusivo de AINEs puede aumentar la tensión arterial, motivo por el que también se desaconsejan en personas con hipertensión crónica, especialmente el ibuprofeno, en pacientes con antecedentes familiares de accidentes cardiovasculares o en pacientes que padezcan otras enfermedades crónicas de carácter inflamatorio, como la artritis, que requieren un tratamiento antiinflamatorio de larga duración.

Además, algunos ingredientes de los medicamentos, y no solo el principio activo, pueden suponer riesgos para el paciente. Un ejemplo muy típico serían medicamentos que contengan azúcares, contraindicados en pacientes diabéticos.

Publicidad

Para decidir cuándo es adecuado utilizar un medicamento sin receta, por tanto, se debe valorar la relación entre los efectos beneficiosos, los efectos adversos y la situación del paciente. Esta valoración durante la venta de un medicamento sin receta es esencial para minimizar sus riesgos, y es una de las funciones más destacadas del farmacéutico comunitario durante la dispensación.

Consejos generales

La dispensación de medicamentos sin receta es a menudo realizada sin la intervención del farmacéutico ni ningún otro profesional de la salud cualificado, especialmente en países dónde la dispensación mecanizada o la dispensación fuera de establecimientos sanitarios es legal.

En estos casos, el propio paciente tiene la responsabilidad de decidir cuando un medicamento sin receta es adecuado y como tomarlo correctamente. Para informar a la población, desde las autoridades sanitarias y profesionales de salid se suelen realizar campañas de educación sanitaria con los pacientes.

Algunos consejos muy habituales1:

  • Sigue siempre las instrucciones del prospecto o impresas en el envase. Especialmente las indicaciones, dosificación, contraindicaciones y consejos al paciente.
  • Nunca tomar un medicamento que este sujeto a prescripción médica sin haber consultado con un médico o farmacéutico.
  • Ante cualquier duda, consulta con un profesional de salud, especialmente si padeces alguna enfermedad, crónica o aguda, alguna alergia o si estás tomando otros tratamientos, ya sean medicamentos u cualquier otro tipo de preparado medicinal.
  • Comprueba la fecha de caducidad.
  • Si los síntomas no mejoran, aumentan, o se hacen persistentes, acudir al médico.
  • Si padeces alguna condición médica crónica, consulta al médico o farmacéutico antes de tomar un medicamento.
  • Si estás embarazada, piensas que puedes estarlo o estás amamantando, consulta siempre a un profesional de salud.
  • Si tienes personas bajo tu cuidado y tienes alguna duda, consulta siempre al médico.
  • Algunos medicamentos pueden afectar a la concentración y habilidades para conducir o realizar trabajos peligrosos.
  • No consuma alcohol ni otras sustancias que puedan afectar al efecto de los medicamentos.

Referencias

  1. Over-the-conuter medicines. MedlinePlus. U.S. National Library of Medicine.
  2. Caution: Some Over-the-Counter Medicines May Affect Your Driving. Consumer Updates, U.S. Food & Drug Administration.
  3. Riesgos de la automedicación. Rioja Salud.
  4. Updated advice on use of high-dose ibuprofen. Euopean Medicines Agency.

Publicidad