Publicidad

El inventor Thomas Edison (Thomas Alva Edison nacido en Milan, Ohio el 11 de febrero de 1847, y fallecido en West Orange, Nueva Jersey el 18 de octubre de 1931) es ampliamente citado como el inventor de la bombilla. Pero lo cierto es que Thomas Edison no la inventó, aunque la desarrolló y perfeccionó hasta conseguir la primera bombilla de larga duración y rentable comercialmente. Es el científico inglés Humphry Davy quien construyó la primera fuente de iluminación eléctrica basada en filamentos incandescentes que posteriormente fue mejorada por Edison.

El origen de la bombilla

La historia de la bombilla se puede remontar al año 1800 cuándo el inventor italiano Alessandro Volta consiguió por primera vez proveer de electricidad corriente a través de un cable de cobre conectado a una pila voltaica inventada por él. Este cable producía brillo y se podría considerar como una de las primeras manifestaciones de iluminación por incandescencia (calentamiento de un filamento metálico hasta producir luz). Unos cuántos años más tarde, en 1809, el científico inglés Humphry Davy desarrollaría una lámpara incandescente que se considera la primera fuente de iluminación eléctrica como tal de la que se tiene constancia.

Sin embargo, estas primeras fuentes de iluminación eléctrica eran bastantes inestables y duraban tan sólo minutos antes de que el filamento se rompiera. En las décadas posteriores muchos inventores intentaron fabricar lámparas incandescentes de larga duración y Thomas Edison fue el primero en conseguirlo.

Así pues, en el año 1879 Thomas Edison no inventó la bombilla pero la perfeccionó. El 21 de Octubre de ese año, Edison encendió su primera bombilla y estuvo encendida más de 48 horas, sin duda una gran diferencia con las anteriores. Como dato curioso, el filamento de esta bombilla no era metálico sino de bambú carbonatado. A partir de aquí, Edison siguió trabajando hasta que consiguió una bombilla que podía proveer hasta de 1.500 horas de luz, la primera bombilla de larga duración y eficiente desde un punto de vista comercial.

Hay que puntualizar que la palabra bombilla se ha utilizado específicamente para referirse a las lámparas incandescentes formadas por un bulbo de cristal lleno de un gas inerte que en el centro lleva un filamento que, con el paso de electricidad, se pone incandescente y emite luz. En la actualidad la palabra bombilla se sigue utilizando para designar otros tipos de lámparas, como las bombillas basadas en gases fluorescentes o las basadas en diodos (LED).

Otras curiosidades sobre la bombilla

  • Nikola Tesla, ex-socio de Edison, descubrió la corriente alterna (AC), el tipo de electricidad utilizada hoy en día en toda Europa y la mayor parte del planeta.
  • En 1882 se utilizaron por primera vez filamentos incandescentes para iluminar un árbol de navidad.
  • La bombilla de filamento incandescente transforma tan sólo un 10% de la energía eléctrica en luz, un rendimiento realmente ineficiente.
  • La bombilla basada en un filamento incandescente es algo ya casi del pasado. Formas de iluminación eléctrica actual basadas en gases fluorescentes (las conocidas como bombillas de bajo consumo) y la iluminación con tecnología LED (light-emitting diode) son mucho más duraderas y eficientes desde un punto de vista energético.
  • Debido a la ineficiencia de las bombillas incandescentes, en 2005 Brasil y Venezuela comenzaron su eliminación gradual en favor de tecnologías más modernas y eficientes. Esta iniciativa fue seguida posteriormente por la Unión Europea, Estados Unidos y otros países.

Galería

Publicidad