Publicidad

El cartílago hialino es un tipo de tejido conectivo resistente pero flexible de un color blanco-azulado caracterísico. Se encuentra en diversas partes de cuerpo dónde es necesario una estructura dura pero no rígida, tales como la inserción de las costillas ventrales en el esternón, fosas nasales, orejas, diversas zonas de la laringe, anillos de la tráquea, bronquios y superficies articulares.

Está formado por una matriz tridimensional muy compleja de fibrillas compuestas principalmente por colágeno tipo II y condroitín sulfato, sustancias sintetizadas por unas células llamadas condrocitos. Los condrocitos se sitúan en unos huecos que se distribuyen por la matriz del cartílago y que se conocen como lagunas. Rodeando la matriz de fibrillas se sitúa una membrana llamada pericondrio y que contiene los vasos sanguíneos que llevan los nutrientes necesarios para los condrocitos y el cartílago. No existe pericondrio en el cartílago hialino de las articulaciones.

Las funciones más destacadas

Aunque el cartílago hialino puede llegar a ser muy duro, incluso al tacto superficial puede confundirse con hueso, no es un tejido calcificado. La dureza del cartílago hialino se debe a las uniones específicas que aparecen entre los distintos componentes de este tipo de cartílago que le confieren una gran resistencia pero manteniendo cierto grado de flexibilidad. Estas características le permiten soportar fuerzas de extensión y compresión, fundamental para las funciones del cartílago hialino. Entre las más importantes podemos citar las siguientes:

  • Función de sostén: el sostén flexible es una de las funciones principales del cartílago hialino. Por ejemplo, ejerce esta función en los bronquios, en la inserción esternal de los extremos ventrales de las costillas y en las superficies de las articulaciones.
  • Amortiguación de impactos y reducción de fricción: el cartílago hialino puede absorber buena parte de la presión por impacto. Es especialmente importante en articulaciones. Por ejemplo, en la rótula y tobillo absorbe los impactos que se producen al caminar, saltar, correr, etc. Relacionado con esta función, el cartílago hialino también reduce la fricción entre los huesos articulados.
  • Elongación de huesos largos: la elongación de los huesos, esencial durante las etapas de crecimiento, es posible gracias al crecimiento de cartílago hialino en la placa fisiaria de los huesos largos.
  • Esqueleto embrionario: el esqueleto de los embriones está formado por cartílago hialino. Es un esqueleto temporal hasta que se forme el esqueleto óseo.

Es importante recordar que en el tejido formado por cartílago hialino no hay nervios ni vasos sanguíneos. Por ello es un tejido que no se regenera tan rápido como otros tejidos ya que depende de la difusión de oxígeno y nutrientes desde el pericondrio y desde tejidos. Cuándo el cartílago hialino se daña los condrocitos se transforman en otro tipo celular, los condroblastos, que van añadiendo materiales a la matriz del cartílago para su reparación y/o crecimiento.

Publicidad