Publicidad

El concepto de vida desde un punto de vista biológico hace referencia a las capacidades de metabolismo, reacción a estímulos externos, crecimiento y reproducción, generalmente también a las capacidades de nacer y morir. Los seres físicos con estas capacidades se considerarían vivos, a diferencia de los seres inertes.

La idea de vida biológica ha estado muy ligada a organismos con estructura celular. Sin embargo, la idea la vida acelular nunca se ha podido descartar, sobre todo al pensar en vida en otras partes Universo, pensamiento en el que no tenemos que dar por sentado que la vida sería estructuralmente igual a la existente en la Tierra.

La vida acelular

La existencia de formas de vida acelulares en la Tierra tampoco es una idea descartada. La línea entre ser vivo y ser inerte es muy difusa en algunos casos, destacando el caso de los virus. Para muchos el virus no es un ser vivo, para muchos sí.

La definición de vida que requiere la existencia simultánea de metabolismo, reacción a estímulos, crecimiento y reproducción, es para muchos científicos asumir que la vida es tal y como la experimenta el propio científico, y defienden que esta asunción puede ser errónea. Por ejemplo, algunas esporas bacterianas pueden permanecer sin crecer durante períodos extremadamente largos, incluso más de mil años1.

Los mimivirus y la definición de vida

En el año 2003 se identificó un nuevo virus, el Mimivirus, y se descubrió que podía sintetizar sus propias proteínas, hecho que lanzó a muchos científicos a considerar a este virus como un ser vivo.

Microscopía electrónica de Mimivirus
Microscopía electrónica de Mimivirus

El Mimivirus es tan grande como algunas bacterias, similar a Rickettsia conorii o a Tropheryma whippiei. Entre los 911 genes del ADN de los Mimivirus, existen algunos que no se han encontrado en ningún otro virus y que hasta su descubrimiento se pensaban que eran exclusivos de la vida celular.

Publicidad

Por ejemplo, contienen el gen para el citocromo P450 y otras proteínas implicadas en el metabolismo de hidratos de carbono, lípidos y proteínas. Los Mimivirus no dependen de la célula hospedadora para codificar estas rutas metabólicas, como si ocurre en algunos procariotas intracelulares obligados que dependen de estas rutas codificadas en la célula hospedadora y que se consideran claramente seres vivos.

Los mimivirus no dependen del genoma de la célula hospedadora para codificar algunas rutas metabólicas pero siguen dependiendo de sus ribosomas para la traducción genética. Tampoco poseen algunas características incluidas en muchas definiciones de vida: homeostasis, respuesta a estímulos y crecimiento (se replican por autoensamblaje pero no crecen en el sentido común de la palabra).

El Mimivirus se clasifica dentro de la familia Mimiviridae, la cuál se cree que apareció en al Tierra hace mil millones de años antes de que surgiera la vida celular. Se cree que tuvieron un papel destacado en el desarrollo de la vida en el planeta, ya que siguen existiendo virus de esta familia capaces de infectar a bacterias, arqueas y eucariotas.

Los virus se suelen englobar en el término acytota, o aphanobionta, que incluyen a otros entes biológicos acelulares como los plásmidos, priones, transposones y viroides, también referidos frecuentemente como probiontes.

Del mismo modo que no la definición de vida y su relación con la célula es muy difusa, asumir que la vida se basa en ADN puede ser una asunción igualmente erróneo. Al hablar de vida acelular muchos científicos incluyen también posibles formas de vida extraterrestre, que puede o no utilizar ADN, y una posible vida artificial futura dónde máquinas sean capas de reproducirse y evolucionar fabricando sus propios elementos estructurales.

Referencias

  1. M. R. D. Seaward, T. Cross y Bridget A. Unsworth. (Junio 1976) Viable bacterial spores recovered from an archaeological excavation. Nature 261: 407-408. doi: 10.1038/261407a0.
  2. Martin A. Nowak y Hisashi Ohtsuki (2008). Prevolutionary dynamics and the origin of evolution. Proceedings of the National Academy of Sciences 105 (39): 14924-14927. doi: 10.1073/pnas.0806714105.
  3. Suzan-Monti M., La Scola B., Raoult D. (2006). Genomic and evolutionary aspects of Mimivirus. Virus Research 117(1): 145–155. doi: 10.1016/j.virusres.2005.07.011. PMID: 16181700.
  4. Eduard Kejnovskya y Edward N. (Marzo 2016). Horizontal transfer – imperative mission of acellular life forms, Acytota. Mobile Genetic Elements 6(2): e1154636. doi: 10.1080/2159256X.2016.1154636. PMCID: PMC4836480.
  5. Victorio Gill. (Mayo 2010). Artificial life breakthrough announced by scientists. BBC News.

Publicidad