Publicidad

Los estrógenos son el principal grupo de hormonas sexuales femeninas. Entre otras funciones, son responsables del desarrollo del sistema reproductivo, de los caracteres sexuales secundarios y de la regulación del ciclo menstrual en la mujer. Se sintetizan principalmente en los ovarios y en la placenta. También en las glándulas suprarrenales, tanto de hombres como de mujeres, aunque en cantidades mucho menores.

Químicamente, los estrógenos son hormonas esteroideas derivadas del colesterol. A partir del colesterol se sintetizan las hormonas sexuales masculinas, y a partir de estas los estrógenos.

Conversión de testosterona en estradiol
La aromatasa transforma testosterona en estradiol

Los tres estrógenos más importantes son:

 

  • Estradiol: la enzima aromatasa lo obtiene a partir de la testosterona.
  • Estrona: la enzima aromatasa lo obtiene a partir de la progesterona.
  • Estriol: la enzima aromatasa lo obtiene a partir de la androsterona.

Estrógenos en el hombre

Aunque los estrógenos sean el principal grupo de hormonas sexuales femeninas, no son hormonas exclusivas de las mujeres. En los hombres también se sintetizan aunque en niveles muy inferiores y variables en diferentes etapas de la vida:

  • En niños, un rango normal de estrógenos, medido como estradiol en sangre, se sitúa entre 10 y 37 pg/ml (picogramo/mililitro).
  • Durante la pubertad los niveles aumentan y se sitúan entre 23 y 84 pg/ml.
  • En los hombres adultos, el rango de estrógenos considerado normal está entre 25 y 50 pg/ml.

Estos niveles, relativamente bajos, tienen un papel muy importante sobre la salud masculina pues son necesarios para mantener niveles de peso corporal, intervienen en la función reproductiva y contribuyen al buen funcionamiento del tiroides. Además, se relacionan con un efecto protector frente a enfermedades cardiovasculares.

Exceso de estrógenos

El hombre, por tanto, necesita estrógenos para el correcto funcionamiento de su organismo, pero los necesita en baja cantidad. Niveles altos, condición médica conocida como hiperestrogenismo, puede hacer que se desarrollen características sexuales femeninas, tales como aumento del tamaño de las mamas (ginecomastia) y aumento del tejido graso en la zona de la cadera y bajo abdomen.

Publicidad

Otros síntomas incluyen pérdida de líbido, disfunción eréctil, sensación de cansancio y alteraciones emocionales, principalmente depresión. El exceso de estrógenos en el hombre también se asocia con infertilidad, atrofia testicular, hiperplasia de próstata y diabetes tipo 2.

Principales causas

De todos los estrógenos, el estradiol es el que más suele subir en los hombres, ya que se sintetiza a partir de la testosterona, la principal hormona masculina. Por este motivo, el estradiol es la hormona que se suele medir para diagnosticar un posible exceso de estrógenos en el hombre.

Este incremento puede tener numerosas causas. Algunos de los factores principales son la edad, mal funcionamiento del hígado, obesidad, consumo de alcohol, déficit de zinc y algunos tratamientos farmacológicos.

Con el sobrepeso, se desarrolla un aumento del número de adipocitos, lo cuáles producen niveles elevados de aromatasa, que es la enzima que transforma la testosterona en estradiol. El efecto se ve intensificado si además hay baja masa muscular. La misma vía se ve afectada por déficit de zinc, que también aumenta los niveles de aromatasa, además de ser necesario para la síntesis de testosterona.

El consumo de alimentos estrogénicos también puede propiciar el hiperestrogenismo, especialmente los alimentos de origen animal, ya que los vegetales contienen fitoestrógenos, análogos a los estrógenos animales pero con actividad mucho menor.

Algunos síndromes, como el hiperestrogenismo familiar, tienen origen genético.

Referencias

  1. 8 Surprising High Estrogen Symptoms in Men. University Health News.
  2. Joel S. Finkelstein et al. (Septiembre 2013). Gonadal Steroids and Body Composition, Strength, and Sexual Function in Men. The New England Journal of Medicine 369: 1011-1022. doi: 10.1056/NEJMoa1206168.
  3. Ricardo V. Lloyd (Enero 2010). Endocrine Pathology: Differential Diagnosis and Molecular Advances. Springer. p. 316. ISBN 978-1-4419-1068-4.

Publicidad