Publicidad

Las especies protegidas son especies animales o vegetales que son objeto de protección legal que prohíbe su caza, tenencia, captura, venta o exterminio1. Esta protección legal es dada por los gobiernos regionales o nacionales a través de leyes específicas o por la aplicación de convenios y tratados internacionales que hayan suscrito.

Aunque las especies protegidas cuentan con el máximo nivel de protección, las condiciones exactas pueden variar considerablemente de un gobierno a otro así como las sanciones contempladas para su incumplimiento, que pueden ir desde una falta administrativa sancionada con una multa hasta un delito penado con cárcel.

¿Por qué se protegen algunas especies?

Pueden existir muchas razones por las que algunas especies deban contar con una protección legal especial y estricta, pero puede que la más importante sea la pérdida de biodiversidad. La extinción de una especie es un hecho grave que puede tener consecuencias y efectos negativos difíciles de predecir. Por ejemplo, la extinción de una especie vegetal puede hacer que se extingan especies animales que dependen de este vegetal como fuente de alimentación. La cadena de efectos no se suele quedar aquí sino que suele continuar al resto de la cadena trófica de un ecosistema y puede llegar a tener consecuencias desastrosas.

Un ejemplo concreto de este efecto negativo puede verse en la destrucción de bosques de bambú en China y su relación directa con el descenso de la población de osos Panda (Ailuropoda melanoleuca), cuya dieta consiste en un 99% de bambú, hasta el punto de estar en peligro de extinción. Pero gracias a la declaración del oso Panda como especia protegida, su población parece estar recuperándose. El caso del oso Panda es muy simbólico y en 1961 se adoptó como parte del logotipo del WWF (Fondo mundial para la Protección de la Naturaleza).

Publicidad

La mayoría de especies protegidas son especies amenazadas, en peligro de extinción y especies autóctonas. Además de las especies en sí mismas, también se suelen proteger las zonas dónde viven para asegurar que la intervención humana en sus hábitats es mínima. Por lo general, suele prohibirse la caza y tenencia de las especies protegidas, incluyendo el comercio con ellas, tanto fuera como dentro de los hábitats protegidos. Sólo en casos excepcionales se autoriza la captura de especies protegidas, generalmente para estudios científicos y monitorización de la evolución de las poblaciones de estas especies.

Niveles de protección

La actividad humana sin control es la principal causa de que la existencia de algunas especies se vea amenazada y por ello su protección es un deber de los gobiernos y administraciones públicas. Pero existe un gran problema, y es que no todos los países respetan la protección establecida para algunas especies. Esto es especialmente importante en el caso de especies de amplia distribución geográfica. Un ejemplo muy claro lo tenemos en las especies marinas y la distinta aplicación de las normas de protección internacionales por parte de los países. Por ejemplo, muchas especies de ballenas están protegidas a nivel internacional pero Noruega, Islandia y Japón continúan canzándolas.

Un país por sí solo no puede obligar a otro a que proteja legalmente a un ser vivo, pero la presión ejercida por varios países a la vez puede hacer que reconozca especies protegidas por los países de su entorno, generalmente a través de organizaciones internacionales a las que pertenece el país. Así, la protección de especies puede venir dictada desde diversos niveles, desde el ámbito internacional al ámbito local, pasando por los niveles nacionales y regionales.

Pongamos por ejemplo la Gran Barrera de Coral, el mayor arrecife de coral del mundo y la aglomeración de mayor biodiversidad del planeta. Muchas especies que viven aquí tienen el estatus de especie protegida y viene determinado por normativas y leyes de distintos niveles3:

  • Nivel internacional: especies incluidas en la lista roja de especies amenazadas del IUCN con la clasificación de vulnerables, en peligro de extinción o críticamente en peligro de extinción.
  • Nivel nacional: especies listadas como especies amenazadas, como especies migratorias y especies marinas en la ley australiana Environment Protection and Biodiversity Conservation Act 1999.
  • Nivel estatal: especies de mamíferos marinos, aves y reptiles recogidas en el Nature Conservation Act 1992 de Queensland, el estado australiano dónde se sitúa la mayor parte de la Gran Barrera de Coral.
  • Nivel regional: especies incluidas en la Tabla 29 de la regulación interna del parque nacional que gestiona la Gran Barrera de Coral (Great Barrier Reef Marine Park Regulations 1983).

Referencias

  1. Glosario de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía
  2. European Commission guidance on species protection
  3. Protected species in the Great Barrier Reef

Publicidad