Publicidad

El planeta Júpiter es el más grande de nuestro Sistema Solar superando ampliamente al resto de planetas en masa, volumen y superficie. Sus numerosas lunas y sus constantes remolinos y tormentas gaseosas, destacando la Gran Mancha Roja, han fascinado a los astrónomos durante siglos. Acompáñanos en este artículo para descubrir algunas de las características más destacadas de este gigante de hidrógeno y helio.

Las impresionantes dimensiones de Júpiter

Júpiter es el quinto planeta más alejado del Sol, situándose a una distancia de 750 millones de kilómetros. Es una gran masa gaseosa sin una superficie definida compuesta principalmente por hidrógeno y helio. La masa total es de 1.899×1027 Kg, unas 318 veces mayor que la masa de la Tierra y 2.48 veces superior a la masa conjunta del resto de planetas del Sistema Solar. Pero no es el planeta más masivo conocido, fuera del Sistema Solar se han observado centenares de planetas gaseosos con masas superiores.

La superficie de Júpiter tiene un área total de 6.1419×1010 km2 y ocupa un volumen de 1.43128×1015 km3, aproximadamente 1321 veces el volumen terrestre. Sin embargo, la densidad media de Júpiter se calcula en 1.326 g/cm3, similar a la densidad del Sol y aproximadamente un 75% menor que la densidad media terrestre.

Sólo el núcleo tendría más masa que la Tierra

Estructura de Júpiter
Estructura de Júpiter

Júpiter es un planeta gaseoso compuesto principalmente por hidrógeno y helio. La composición varía ligeramente entre las capas externas e internas. La atmósfera de Júpiter es la más grande de todo el Sistema Solar y, en masa, está compuesta aproximadamente por un 75% de hidrógeno, un 24% helio y 1% trazas de metano, vapor de agua, amoniaco y otras sustancias (en volumen, 88–92% hidrógeno y 8–12% helio). Es una composición similar a la que se supone tuvo la nebulosa solar que dio origen al propio Sol y a todo el Sistema Solar.

En las capas más internas la distribución aproximada de la masa es de 71% hidrógeno, 24% helio y 5% de otros elementos. Se cree que Júpiter tienen un núcleo denso compuesto por varios elementos rodeado de una capa de hidrógeno metálico líquido con algo de helio y esta a su vez rodeada por una capa de hidrógeno  molecular. La separación entre la atmósfera y el núcleo consiste en zona de transición sin un límite claro entre ambos.

La existencia del denso núcleo se sugirió en 1997 debido a las medidas gravitacionales del planeta, que indican que el núcleo debe contener del 4 al 14% de la masa total de Júpiter, o lo que es lo mismo, sólo el núcleo de Júpiter tendría de 12 a 45 veces la masa de la Tierra. Pero la existencia de este núcleo está aún por confirmarse.

Las numerosas lunas de Júpiter

Satélites galileanos
Satélites galileanos (representación artística)

Júpiter y sus satélites (a veces llamados “lunas”) forman el llamado sistema joviano. Hasta el momento se han descubierto 67 satélites orbitando alrededor de Júpiter, aunque es probable que haya alguno más que no se haya observado aún. Los cuatro más grandes son los llamados satélites galileanos y son Ío, Europa, Ganímedes y Calisto. Fueron descubiertos por Galileo Galilei en 1610 y fueron los primeros cuerpos celestes observados que orbitaban alrededor de otro cuerpo diferente del Sol y la Tierra, lo que reforzó la teoría heliocéntrica de Copérnico.

Publicidad

Ío es el cuerpo volcánicamente más activo de todo el Sistema Solar, Ganímedes es el satélite más grande del Sistema Solar y de Europa y Calisto se cree que pueden tener agua en un océano oculto bajo su superficie.

En órbitas más internas se sitúa un segundo grupo de satélites más pequeños, el llamado Grupo de Amaltea, que son Metis, Adrastea, Amaltea y Tebe. El polvo y material expulsado por estos y otros satélites internos alimentan el sistema de anillos de Júpiter.

Exoplanetas más grandes que Júpiter

Júpiter es el planeta más grande del Sistema Solar con amplia diferencia del resto, pero no es el planeta más grande conocido. Fuera del Sistema Solar se han identificado más de 300 planetas más grandes que Júpiter. Los planetas con más masa que Júpiter se conocen de forma genérica como superjúpiter o superjoviano, aunque no siempre tienen más volumen ya que a mayor masa, mayor fuerza de gravedad sobre sí mismos, lo que tiende a reducir el diámetro del planeta.

Un ejemplo destacado es el planeta PSR B1620-26 b (Matusalén). Este exoplaneta fue observado en el año 2003 y fue el primer superjúpiter identificado. Tiene una edad de 12.7 mil millones de años y es el tercer planeta más viejo conocido por el momento.

También se han observado planetas gaseosos de mayor volumen que Júpiter pero menos masivos, lo llamados “planetas hinchados”. Al tener menos masa, la fuerza de la gravedad es menor y el gas se puede expandir más.

Los científicos creen que con una masa 13 veces superior a la masa de Júpiter, el planeta puede comenzar a consumir deuterio (²H, un isotopo del hidrógeno con un neutrón en el núcleo) en una reacción de fusión nuclear y así convertirse en una enana marrón, un cuerpo situado entre un planeta gaseoso y la estrella más pequeña.

Publicidad