Publicidad

El principal consejo sobre el estrés es unánime: EVÍTALO SI PUEDES. Hoy me propongo desmantelar este mito (en parte). El estrés es naturalmente bueno y sólo cuándo escapa de control trae consigo consecuencias realmente dañinas para nuestro organismo. El problema es que hoy en día estamos estresados de forma constante debido al nefasto estilo de vida totalmente contra natura que llevamos.

El estrés es en origen una reacción natural del organismo para enfrentarse a una situación cuyo resultado es de suma importancia y a la vez incierta. Un ejemplo típico sería una situación de peligro. Para desempeñar esta tarea el sistema nervioso se pone en marcha y libera adrenalina, cortisol y otras hormonas llamadas de estrés. Los efectos más reconocibles es la aceleración del pulso y del ritmo de respiración y un mayor tono muscular. El cuerpo está listo para un trabajo duro.

Estrés bueno, estrés malo. ¿Cuál es la diferencia?

Cuándo se desencadena una reacción de estrés los vasos sanguíneos se dilatan y se acelera el ritmo cardíaco. De esta forma llega más sangre a nuestro cerebro y músculos. El estrés es bueno si percibimos esta sensación como beneficiosa para la tarea a la que nos vamos a enfrentar. Por el contrario, el estrés malo suele producir una vasoconstricción periférica que hace llegar menos sangre al cerebro, los latidos del corazón tienen un ritmo irregular y sube la tensión arterial; esta situación puede provocar mareos, enfriamiento de las extremidades y se puede llegar a perder un poco el juicio y la lógica, como si estuviésemos en un ataque de cólera.

El estrés es producido y controlado por el Sistema Nervioso Simpático, mientras que el Sistema Nervioso Parasimpático se encarga más de las funciones basales del cuerpo. Una exposición constante a estrés nos hace perder la reconexión del sistema nervioso parasimpático y esto lleva a efectos nocivos en funciones diarias como puede ser mala digestión o dificultad para conciliar el sueño. Por ello, liberar el estrés es uno de los consejos para dormir bien más habituales hoy en día, por ejemplo a través de ejercicio físico.

Además, existe tolerancia al estrés, similar a cualquier otra adicción, ante una exposición continua el cuerpo se va acostumbrado y somos capaces de vivir con altos niveles de estrés de forma constante sin apenas ser conscientes. Y esto lo que afectan de forma negativa a nuestra salud, relaciones sociales y familiares y a prácticamente cualquier aspecto de nuestra vida.

Publicidad

Los efectos positivos del estrés

El estrés, como reacción natural del organismo, es en esencia buena y nos ayuda a enfrentarnos con éxito a una situación compleja, de peligro o de importancia para nuestra vida. Pero hasta cierto nivel. La curva de Yerkes-Dodson lo muestra bien:

Por tanto, un cierto grado de estrés nos hace ser más productivos y superar con más facilidad nuestros retos diarios, por ejemplo un examen, una prueba deportiva, una entrevista de trabajo, etc. Pero si nos pasamos de dosis obtendremos el efecto contrario. El límite es muy diferente de una persona a otra, lo que para uno puede ser un reto excitante para otro puede ser una presión enorme que no sea capaz de sobrellevar.

El estrés bueno se ha bautizado con el nombre de eustrés (con la raíz griega eu-, bueno), término adoptado por endocrino Hans Selye en su libro The Stress of life (New York: McGraw-Hill, 1956). El eustrés tendría estos efectos positivos:

  • Es motivador. El estrés puede ser una gran fuerza motivadora en muchas situaciones.
  • Mejora nuestra capacidad cognitiva y puede llevar a mejores rendimientos en exámenes, entrevistas, trabajo, etc.
  • Aumenta la capacidad física. Útil en pruebas deportivas y en situaciones de riesgo.
  • Mejora la productividad en general.

Pero no podemos olvidar que el estrés afecta también al estado de ánimo, el cuál es determinante en nuestras relaciones con los demás, por lo que hay que aprender a mantenerlo a raya y reconocer cuándo es conveniente retirarse de un situación estresante. En su justa medida puede darnos dosis moderadas de euforia y mejorar también nuestras relaciones personales.

Para ampliar

Publicidad