Publicidad

Un organismo vivo puede tener en sus células un determinado conjunto de genes, pero no todos tienen por qué expresarse. Por otro lado, el entorno también actúa sobre el organismo y puede afectar a las características que se observan en él. Este hecho crea una diferencia entre la información genética del organismo, el genotipo, y los rasgos observables que desarrolla, el fenotipo.

Definición y significado

El genotipo se define como el mapa genético de un organismo en particular. Dentro de una especie, todos los individuos comparten los mismos genes pero cada individuo presenta alelos diferentes de cada gen. Por eso, el genotipo es una característica propia de cada individuo. Esta diversidad de alelos se conoce como polimorfismo genético.

El fenotipo, por su parte, es el conjunto de rasgos observables que desarrolla cada individuo en consecuencia de la expresión del genotipo y de los factores ambientales.

Por tanto, el fenotipo solo incluye los genes expresados mientras que el genotipo incluye toda la información genética, incluso la no expresada.

Consideremos el gen que determina el color del pelo de una persona. Como los humanos somos diploides, cada célula tiene 2 alelos de cada gen. Una persona puede tener el alelo para el pelo castaño y el alelo para el pelo rubio. Si esta persona tiene el pelo castaño, su fenotipo incluye el alelo del castaño, que es el que se ha expresado, mientras que el genotipo incluye los dos alelos.

Además, el medio ambiente influye en el fenotipo pero no en el genotipo, el cuál viene determinado solo por la herencia genética. Para determinar el genotipo de un individuo hay que estudiar su mapa genético e identificar los alelos de cada uno de sus genes. Para determinar su fenotipo solo hay que observarlo.

Publicidad

Es muy frecuente que el fenotipo se asocie con rasgos morfológicos pero en realidad es el conjunto de cualquier característica observable. Esto incluye características morfológicas pero también de comportamiento, bioquímicas, histológicas, etc.

El conjunto de variabilidad fenotípica se conoce como polifasia o polifenismo.

Herencia y ambiente

El genotipo es determinado por la herencia genética que el individuo recibe de sus progenitores y esto implica que permanece constante a lo largo de toda la vida. Solo varía entre diferentes individuos debido a mecanismos de variabilidad genética como la recombinación que se da durante la meiosis.

Sin embargo, el factor ambiental del fenotipo hace que pueda variar durante la vida del individuo en función de las condiciones externas y que no sea una característica necesariamente transmitida de progenitores a la descendencia, ya que puede deberse a la expresión de un gen, a factores externos o a una combinación de ambos.

Por ejemplo, el plumaje rosa de los flamencos (Phoenicopterus) es un rasgo fenotípico que se debe a factores ambientales. Los flamencos tienen las plumas blancas y son sustancias ingeridas a través de la alimentación las responsables del color rosa.

Fenotipo rosa en los flamencos
El ambiente tiene una gran influencia en el fenotipo rosa de los flamencos

El nivel de influencia de los factores ambientales sobre el fenotipo se conoce como plasticidad fenotípica. Cuánto mayor sea la influencia del ambiente, mayor plasticidad fenotípica.

Publicidad