Publicidad

Es común pensar que si se está embarazada se debe comer el doble y que cualquier tipo de alimento vale; y con este pensamiento muchas mujeres le dan vía libre a sus antojos. Vamos, que el embarazo lo toman como excusa para no privarse de nada y es común ver embarazadas que engordan y aumentan de peso de forma desproporcionada. Pero la realidad es que durante el embarazo se debería vigilar mucho más lo que se come y seguir comiendo cantidades normales.

También, hay mujeres que piensan que si comen mucho su bebé nacerá más grande, fuerte y sano. Pero esto no es cierto, la placenta administra al bebé los nutrientes que necesita por mucho que la madre coma sin parar.

El aumento de peso durante el embarazo

Con los pensamientos descritos anteriormente, engordar demasiado en el embarazo es más común de lo que parece. Cuánto se engorda en el embarazo depende de muchos factores y no sólo de lo que coma la madre.Hasta cierto punto es normal que se cojan unos kilos, de media estarían entre los 9 y 12 kilos de forma paulatina a lo largo de todo el embarazo. Algunas complicaciones del embarazo, como hipertensión o diabetes gestacional, pueden aparecer más fácilmente si se engorda demasiado durante el embarazo. Este límite de “demasiado” podría situarse en torno a los quince kilos, no obstante, dependerá en gran medida de la mujer y sus características. Además, engordar demasiado afecta negativamente a cómo la mujer enfrentará el parto por motivos puramente físicos.

Si engordar demasiado no es nada bueno, engordar muy poco también es malo. El cuerpo de la mujer dará cierta prioridad al bebé y este tomará vitaminas, minerales y otros nutrientes de la madre, haciendo que la madre sufra ciertas carencias, en especial de nutrientes como el hierro, el calcio o el yodo.

Aumento de peso normal

Como se dijo antes, subir de peso durante el embarazo es normal y saludable hasta cierto punto. A lo largo del embarazo se van cogiendo kilos y se va engordando.

Cada mujer es diferente, tiene sus propias características físicas, metabólicas y forma de vida, lo que hace que no se pueda decir cuánto debe engordar una embarazada de forma universal. Cómo media una embarazada debería engordar de 9 a 12 kilos a lo largo de todo el embarazo, 1 – 2 kg en el primer trimestre, 4 – 6 kg en el segundo y otros 4 – 6 kg en el último trimestre del embarazo

Lógicamente, si la mujer tiene sobrepeso antes de quedarse embarazada, las recomendaciones serán menores. De igual forma, si una mujer está muy delgada y se queda embarazada lo más probable es que su ginecólogo le recomiende engordar más que a una persona normal. Así, se empieza el embarazo baja de kilos puedes ganar 12 o 14 kilos fácilmente, si se empieza en un peso normal lo mejor es subir unos 10-12 kilos y si comenzaste con más peso de los normal el aumento de peso no debería llegar más allá de 8 – 9 kg.

Publicidad

Y ojo, si estás embarazada no es el mejor momento para que te pongas a hacer dietas de adelgazamiento, salvo que tu médico o ginecólogo te lo indiquen expresamente. Tu bebé y tú necesitáis estar bien alimentados.

¿Cómo se reparten los kilos que sube una embarazada?

Se puede decir sin equivocarse que todos estos kilos que se cogen durante el embarazo no son “engordar” propiamente dicho. El crecimiento del bebé, el aumento de sangre en el organismo, la formación de la placenta, etc, suponen un incremento de peso. Con esto quiero llegar a que si durante el embarazo se engorda dentro de unos límites normales, la mayor parte del peso se perderá con el parto.

Si tomamos el límite superior de la media “normal” que debería engordar una mujer, es decir, doce kilos, el peso que engorda la embarazada se repartiría 3 kg en el bebé, 1,5 kg en el aumento de sangre, 1 kg en los pechos, 1 kg en el útero, 0,7 kg en la placenta, 2,2 kg en forma de retención de líquidos y tan sólo 3kg (alrededor del 25%) sería grasa que se almacena en el cuerpo de la madre.

¿Se puede adelgazar durante la gestación?

Algunas mujeres comienzan el embarazo perdiendo peso. Esto se debe principalmente a los vómitos. Las nauseas que sufren más de la mitad de las mujeres al comienzo del embarazo hace no sólo que se vomite parte de la comida que se come, también hace disminuir el apetito por que la digestión no es muy buena y la comida no sienta muy bien. Todo esto junto puede hacer perder peso al comienzo del embarazo.

Si una embarazada tiene obesidad es probable que su médico o ginecólogo le recomiende adelgazar. En este sentido, la mujer tiene que tener claro que debe seguir siempre la dieta propuesta por un especialista y no seguir cualquier dieta de adelgazamiento, tanto la madre como el bebé necesitan estar bien alimentados. Adelgazar durante el embarazo en mujeres obesas pueden reducir complicaciones durante el embarazo y el parto como puede ser la necesidad de cesárea, preeclampsia (asociada a la hipertensión) y otras. Así lo concluyó un estudio de la Universidad de Ludwig-Maximilians. Aún así, lo mejor es que la mujer obesa pierda peso antes de quedarse embarazada.

Pide siempre consejo a tu médico o ginecólogo, te controlarán el peso durante el embarazo y te guiarán de la mejor forma para tí y tu bebé.

Publicidad