Publicidad

Los síntomas más comunes de una sobredosis de laxantes incluyen náuseas, vómitos y diarrea. También se puede experimentar deshidratación y espasmos abdominales. La deshidratación por sobredosis de laxantes puede afectar a pacientes de todas las edades aunque es más fácil que se produzca en niños. En algunos casos puede aparecer sangre en las deposiciones. En casos más extremos una sobredosis de laxantes puede producir el colapso en el organismo, coma e incluso la muerte.

El objetivo de los laxantes es estimular el movimiento peristáltico del intestino para que avance el contenido intestinal y aliviar el estreñimiento. La sobredosis de laxantes suele ser accidental pero también hay quién toma demasiados laxantes de forma intencionada. De hecho, hay quién abusa de los laxantes regularmente con el objetivo de adelgazar, como las hojas de sen, aún cuándo no existen evidencias suficientes que justifiquen su uso para este fin. La sobredosis de laxantes puede dar señales muy variadas, desde un ligero malestar a problemas serios que pueden poner la vida en peligro.

1

Síntomas gastrointestinales

Los síntomas gastrointestinales son los más comunes y los que están presentes prácticamente en todos los casos. Entre ellos los más frecuentes son diarrea, retortijones y espasmos abdominales. Las náuseas y los vómitos también son bastantes frecuentes. Puede aparecer sangre en las heces como consecuencia de la irritación de la mucosa gastrointestinal.

2

Deshidratación

La deshidratación es relativamente frecuente, más en niños que en adultos, y se produce por la pérdida de líquidos a través de las fuertes diarreas. Los adultos pueden ser más conscientes del problema y beber agua y por ello es más fácil que se produzca deshidratación en niños.

Publicidad

La deshidratación es peligrosa y viene acompañada de otros síntomas como dolor de cabeza, debilidad, sed extrema, sequedad de boca y piel y baja producción de orina. Otros síntomas de deshidratación son la ausencia de lágrimas y sudoración.

3

Cansancio y fatiga

Una persona con sobredosis de laxantes puede sentirse cansada y mareada. Puede sentir debilidad muscular y puede llegar a desmayarse. En casos graves puede llegar a entrar en coma e incluso morir.

Si una persona experimenta síntomas de sobredosis por laxantes debe acudir a los servicios médicos más cercanos de forma urgente aunque los síntomas parezcan leves porque pueden empeorar rápidamente.

Publicidad