Publicidad

La flor es el órgano reproductor de las plantas espermatofitas, también conocidas como fanerógamas, todas ellas caracterizadas por la producción de semillas. Es en las flores donde se desarrollan los gametos masculinos y femeninos, donde tiene lugar la fecundación y donde finalmente se producen las semillas junto a estructuras para su protección y germinación.

Estructuras florales

La flor se define como un tallo de crecimiento limitado en cuyo extremo se desarrollan hojas modificadas para realizar las funciones reproductoras. Estas hojas modificadas se denominan antófilos e incluyen estructuras para la formación de gametos, la polinización, la dispersión de frutos y semillas y estructuras para protegerlas frente a depredadores.

Esta definición implica que las plantas con flores son todas las espermatofitas, tanto las angiospermas como las gimnospermas. Sin embargo, una flor típica se corresponde con la estructural floral denominada periantada que aparece solo en las angiospermas, mientras que las flores de gimnospermas poseen una estructura diferente denominada conos o estróbilos.

Flores de angiospermas

Las flores de las angiospermas se organizan en dos estructuras, el perianto y el perigonio. El perianto se componen del cáliz, formado por los sépalos, y la corola, formada por los pétalos. Tanto los sépalos como los pétalos son estériles.

El perigonio, por su parte, se compone del androceo u órgano reproductor masculino, formado por los estambres, y el gineco o pistilo, el órgano reproductor femenino que contiene el ovario y los óvulos.

Es decir, las flores de las angiospermas, que son las flores típicas, se componen de sépalos, pétalos, estambres y pistilos. No siempre están todos presentes. Por ejemplo, hay especies con individuos con flores masculinas e individuos con flores femeninas, hay especies con flores masculinas y femeninas en el mismo individuo, hay especies con flores hermafroditas, hay especies con flores sin sépalos, y un largo etcétera, pero salvo algunas excepciones, la estructura organizativa es similar.

Publicidad
Flor de angiospermas
Partes de una flor de angiospermas

El receptáculo es el ensanchamiento del eje o pedicelo que une la flor a un tallo. En el receptáculo se insertan los distintos antófilos o piezas florales. De fuera hacia dentro:

  1. Cáliz: compuesto por sépalos, generalmente de color verde y con función protectora.
  2. Corola: compuesta por pétalos, generalmente de colores y muchas veces con aceites esenciales. Su función principal es la atracción de insectos polinizadores. Algunas especies tienen flores con zonas dónde no está clara la separación entre la corola y el cáliz; estas zonas se llaman tépalos.
  3. Androceo: está formado por piezas denominadas estambres. Cada estambre tiene un pie o filamento que lo une al receptáculo y una cabeza llamada antera. En la antera se producen los gametos masculinos o granos de polen, también llamados microgametofitos.
  4. Gineceo: está compuesto por el pistilo o sistema reproductor femenino. El pistilo se forma por uno o más carpelos, u hojas carpeladas, que rodean una cavidad interior llamado ovario donde quedan protegidos los óvulos o macrogametofitos. Sobre el ovario se dispone una columna llamada estilo y en el extremo apical del estilo aparece el estigma, un tejido glandular especializado en la recepción del polen y el reconocimiento del polen adecuado para que germine. Si el polen alcanza los óvulos y hay fecundación, del pistilo se desarrollará el fruto que contiene a una o más semillas.
Ciclo de las flores de angiospermas
Producción de gametofitos, polinización y fecundación en flores de angiospermas

Conos de gimnospermas

Aunque no considerados ni coloquial ni tradicionalmente como una flor, los conos, al igual que las flores periantadas, aparecen en tallos de crecimiento limitado en cuyo extremo apical se desarrollan hojas modificadas con fines reproductores, de ahí que algunas fuentes consideren a los conos como la estructura floral de las gimnospermas, mientras que otros consideran los conos como un estado evolutivo anterior a las flores1.

Las gimnospermas, por ejemplo las coníferas, son plantas espermatofitas productoras de semillas, al igual que las angiospermas, pero a diferencia de estas, las semillas formadas en los conos no se desarrollan en un ovario cerrado, de ahí que se conozcan como semillas desnudas.

El cono típico, llamado piña en las pináceas, es en realidad el cono femenino formado por macroestróbilos. Los conos masculinos, mucho más pequeños, se denominan microestróbilos. En las gimnospermas no existe ninguna especie con flores hermafroditas.

Conos jóvenes Picea pungens
Conos femeninos jóvenes de Picea pungens

El Ginkgo biloba, un árbol único en el mundo sin más parientes vivos, también presenta macroestróbilos como flores femeninas y microestróbilos como flores masculinas. Es también una gimnosperma, ya que no produce frutos verdaderos. Aunque la forma de su semilla pueda recordar a un fruto, es en realidad una semilla con dos envolturas, una de ellas carnosa.

Macroestróbilos de Ginkgo biloba
Macroestróbilos (flor femenina) de Ginkgo biloba

Referencias

  1. What “Pine” Cones Reveal About the Evolution of Flowers. National Science Foundation.

Publicidad