Publicidad

Las fases del sueño son las diferentes etapas por las que pasa nuestro organismo mientras dormimos. Cada fase se puede caracterizar mediante parámetros electrofisiológicos, entre los cuáles destacan las ondas cerebrales que se miden mediante un encefalograma. También se registran comúnmente cambios en el ritmo cardíaco, movimiento ocular, frecuencia de la respiración y la conductancia eléctrica de la piel.

En base a estas mediciones se suelen diferenciar 5 fases del sueño que se suceden de forma secuencial. Se pueden clasificar en dos grandes grupos: las cuatro primeras fases, o sueño No-REM (NREM), y la última fase o sueño REM. La diferencia entre los dos grupos es la presencia (REM) o no (NREM) de movimientos oculares rápidos, una característica propia de la conocida como fase REM o sueño paradójico cuyas características veremos más adelante.

El conjunto de cinco fases componen un ciclo que se desarrolla durante un período que suele durar entre 90 y 110 minutos en adultos sanos. En una noche “normal” con 8 horas de sueño tienen lugar entre 5 y 6 ciclos. Dentro de un ciclo cada fase tiene una duración determinada y a medida que se suceden los ciclos esta va cambiando. Por ejemplo, la fase REM tiene una duración cada vez mayor en ciclos sucesivos, pudiendo pasar de 20 minutos o menos en el primer ciclo hasta más una hora en el último ciclo del sueño. La fase 1 sólo está presente en el primer ciclo.

1

Fase 1: Transición vigilia-sueño

Esta fase se caracteriza por la desaparición de las ondas cerebrales alfa, características del estado de vigilia, y la aparición de ondas theta (3.5-7.5 Hz), más lentas que las alfa y propias de las fases de sueño NREM. En un adulto sano sin alteraciones del sueño, la fase 1 dura entre 5 y 10 minutos y toma un total del 5% del tiempo total de sueño.

Durante esta fase la frecuencia cardíaca va disminuyendo, los músculos se van relajando y el individuo va entrando en un estado de somnolencia que puede ser interrumpiendo fácilmente. A la entrada y salida de esta fase se pueden experimentar alucinaciones y espasmos mioclónicos.

2

Fase 2: Sueño ligero

El electroencefalograma muestra períodos de ondas theta alternados con husos del sueño y complejos K. Los husos del sueño se componen por grupos de ondas entre 12 y 14 Hz que aparecen varias veces por minuto. Los complejos K son ondas agudas que actúan como mecanismo inhibidor para evitar que el individuo se despierte.

En esta fase la temperatura corporal comienza a descender y la frecuencia cardíaca sigue disminuyendo y puede llegar a hacerse igual al ritmo respiratorio. Se puede comenzar a soñar y son característicos los espasmos mioclónicos. El sueño ligero suele representar alrededor del 50% del tiempo total de sueño en un adulto sano.

3

Fase 3: Transición al sueño profundo

En esta fase comienzan a aparecer ondas delta, más lentas y profundas que las ondas theta y características del sueño profundo. Dura muy poco, unos 2 – 3 minutos.

Publicidad
4

Fase 4: Sueño delta

El sueño delta es una fase de sueño profundo caracterizado por las ondas delta, muy lentas y amplias. El tono muscular es débil y la frecuencia cardíaca es muy lenta, al igual que la frecuencia respiratoria. Pueden aparecer movimientos oculares, aunque si aparecen son movimientos lentos. Se considera que de esta fase depende la calidad del sueño (experiencia subjetiva del individuo de haber descansado).

La fase de sueño delta del primer ciclo dura entre 20 y 30 minutos y entre todos los ciclos suele representar aproximadamente el 20% del tiempo total de sueño. Al final de esta fase suelen producirse los fenómenos de sonambulismo y la enuresis nocturna. Durante esta fase es cuándo más difícil es despertar al individuo y tiene lugar una alta actividad anabólica con reparación y crecimiento de tejidos. Los sueños durante esta fase son ausentes o muy escasos.

5

Fase 5: Sueño REM

El sueño REM debe su nombre a que durante esta fase se pueden observar movimientos oculares rápidos, en inglés Rapid Eye Movement, mientras se mantienen los ojos cerrados y el individuo sigue dormido. En español se puede ver como Sueño MOR (Movimiento Ocular Rápido).

La actividad cerebral es muy alta y la mayoría de los sueños tienen lugar durante esta fase. Hay ausencia completa de tono muscular por el bloqueo neuronal que se produce a nivel del tronco encefálico; es difícil que se produzcan movimientos involuntarios, incluso hace difícil moverse voluntariamente al despertarse durante esta fase. Esta diferencia entre actividad cerebral y tono muscular hace que también se conozca esta fase como sueño paradójico.

En el primer ciclo, la fase REM aparece aproximadamente a los 90 minutos y dura en torno a 20 minutos. En ciclos posteriores la duración del sueño REM va aumentando hasta el último ciclo, antes de despertarse, dónde la fase REM es predominante. En adultos ocupa alrededor del 20% del tiempo total de sueño mientras que en niños puede llegar al 50%. Es la etapa final de cada ciclo y después de ella se vuelve a la fase 2 o al estado de vigilia para despertarse.

La duración de cada fase del sueño no se mantiene constante a lo largo la vida. En niños la fase REM dura más que en adultos y su duración sigue descendiendo en ancianos. En ancianos también disminuyen las fases 3 y 4, especialmente después del primer ciclo de sueño, de ahí que los ancianos experimenten un tiempo total de sueño profundo menor que los más jóvenes.

Además, la duración de cada ciclo de cinco fases se va incrementando desde la infancia, con una duración aproximada de 50 minutos, hasta la vida adulta, que alcanza una duración aproximada de 90 – 110 minutos.

Galería

Referencias

Publicidad