Publicidad

La inflación es un concepto de economía que se refiere a un aumento sostenido de los precios de bienes y servicios a lo largo de un período de tiempo determinado. Lo más habitual es que el dato de inflación más importante para un país, o una economía dada, sea la inflación anual. Normalmente se mide como porcentaje de cambio respecto al año anterior, por ejemplo, una inflación anual del 2% significa que la media de precios ha subido un 2% respecto al año anterior. Una inflación alta que no esté acompañada de un aumento general de los ingresos personales de la población provoca una disminución en el poder adquisitivo ya que una persona puede comprar menos cosas con el mismo dinero.

La inflación se debe a diferentes causas que se pueden catalogar en dos teorías económicas diferentes, la teoría monetarista y la teoría keynesiana. Según la teoría keynesiana la inflación sigue el conocido como modelo triangular, la inflación es provocada por el aumento de la demanda, aumento del coste de producción y por la inflación estructural. La principal teoría monetarista sobre la inflación sigue un modelo claramente cuantitativo. Otras causas de inflación, normalmente a corto plazo, pueden ser muy variadas, por ejemplo desastres naturales o conflictos bélicos.

Causas según la teoría keynesiana

La teoría keynesiana explica la inflación a través de tres elementos que generan una subida de precios. Estos tres elementos son el tirón de la demanda (inflación de demanda), el empuje de los precios (inflación de costes) y la inflación estructural.

1

Inflación de demanda

Cuándo la demanda agregada es mayor a la oferta disponible el precio tiende a subir. Este efecto se conoce como tirón de la demanda sobre los precios o inflación de demanda. La demanda agregada es un indicador económico que se calcula agregando el gasto de consumidor, inversiones privadas, gasto público y la diferencia entre exportaciones e importaciones.

Existen tres causas principales que pueden provocar esta sobredemanda:

  • La oferta monetaria aumenta rápidamente acompañada o no de una disminución de impuestos. Esto lleva a que los consumidores dispongan de más dinero para gastar en un corto período de tiempo en el que la oferta no ha podido crecer al mismo ritmo. Los productores entonces tienden a subir los precios.
  • Aumento de la confianza de los consumidores en la economía y su futuro financiero. En esta situación optimista están dispuestos a gastar más aúnque no dispongan de más ingresos (este mayor gasto vendría de un menor ahorro y/o un mayor endeudamiento).
  • Caída en el tipo de cambio de la divisa nacional respecto a las divisas extranjeras. Esto provoca la subida en los precios de los bienes y servicios importados y una caída en los precios de los bienes y servicios exportados. En esta situación en la que lo importado cuesta más que lo exportado, los precios en el mercado nacional tienden a ir alza debido a que productores e importadores pasan el coste a los consumidores locales.
2

Inflación de costes

La inflación debida al aumento de costes de producción ocurre cuándo los productores suben los precios de sus productos en respuesta a una subida en los costes de producción. Esta subida en los costes puede deberse a muchos motivos: materias primas más caras, subidas salariales de los empleados, subidas de impuestos, etc. Estos mayores costes para las empresas son pasados finalmente a los consumidores. La inflamación empujada por los costes también se da en situaciones de monopolios y oligopolios en las que unas pocas empresas dominan el mercado y pueden decidir subir los precios para aumentar los beneficios.

Publicidad
3

Inflación estructural

La inflación estructural es la inflación que incorpora subidas previas en los precios por cualquier motivo, ya sea por una aumento de la demanda o por un aumento en los costes. Si la población piensa que los precios seguirán subiendo comenzarán a demandar subidas salariales. Estas subidas salariales suponen un incremento en los costes de producción que son pasados a los productos finales y se produce así un ciclo de inflación.

Causas según la teoría monetarista

La teoría monetarista es una teoría cuantitativa que sostiene que la inflación se produce siempre que haya demasiado dinero en una economía. Este dinero abarca tanto el dinero en metálico como los instrumentos financieros (créditos, hipotecas, inversiones,…). Desde un punto de vista monetarista la inflación es normal en toda economía si bien ha de ser controlada para que no sea excesiva siendo la principal forma de control la manipulación de la oferta monetaria disponible.

Otras causas de la inflación

La subida generalizada en los precios de los bienes y servicios puede deberse a otros motivos muy diferentes a los descritos tanto por la teoría keynesiana como por la teoría monetarista. Estas causas incluyen conflictos bélicos, desastres naturales y disminución en materias primas y recursos naturales por otros motivos.

Las guerras suelen provocar una tasas de inflación muy elevadas. Las guerras son muy caras y los gobiernos suelen pedir créditos a bancos centrales y a través de otros métodos de financiación; préstamos que luego tienen que devolver con intereses. La guerra afecta también al comercio internacional del país. Todo esto lleva a un aumento general, sostenido y elevado en los precios de los bienes y servicios que además suelen escasear y estar muy demandados. Los desastres naturales tienen un efecto similar a las guerras en lo que a la inflación se refiere al interrumpir el ciclo normal de producción y consumo: los productos escasean, son muy demandados y los que controlan la oferta suben los precios por las nubes.

El control de la inflación

Los gobiernos y las autoridades monetarias toman diferentes medidas para controlar la inflación en función de la causa que crean que la está provocando así como la postura política del gobierno respecto a la economía. Pongamos por ejemplo que estamos ante una situación de inflación de demanda o inflación de costes:

  • los gobiernos con una visión económica clásica no harán nada ya que creen en la autorregulación de los precios según la oferta y la demanda en el mercado sin la intervención del gobierno.
  • Un gobierno con una postura keynesiana puede tomar varias acciones: intentar romper los monopolios y oligopolios, regular el precio de las materias primas o regular los salarios de los trabajadores.
  • Un gobierno con una postura monetarista manipulará la cantidad de dinero disponible en la economía.

Publicidad