Publicidad

La carne congelada se puede conservar en perfectas condiciones durante mucho tiempo y para descongelarla de forma segura y sin que se afecte su sabor o cualidades nutritivas hay que seguir una serie de recomendaciones. Es posible que te veas tentado o tentada a poner el bloque de carne congelada en agua hirviendo para descongelarla rápido o a dejarla sobre la encimera de la cocina a temperatura ambiente durante todo el día. Ninguno de estos dos métodos es la mejor forma de descongelar carne. El agua hirviendo puede cocerla parcialmente alterando su sabor; dejarla descongelar a temperatura ambiente deja crecer las bacterias a sus anchas. Para evitar ambos problemas lo mejor es descongelar en el frigorífico y darle su tiempo. También es válido para el pescado.

Para descongelar la carne en el frigorífico adecuadamente sigue estos pasos:

  1. Sácala del congelador y si está en algún recipiente sácala de él. Si tiene, retira los envoltorios.
  2. Observa que esté en perfectas condiciones. Busca signos evidentes de contaminación como decoloración u olor inusual.
  3. Si todo parecer estar bien, pon la carne en un plato hondo o un recipiente con algo de fondo para evitar que el líquido que suelte la carne se derrame e introdúcela en el frigorífico.
  4. Espera hasta que la carne se haya descongelado completamente, o al menos parcialmente para que la puedas manejar cómodamente para su preparación. Puedes necesitar un día o mas.

¿Por qué el frigorífico es el método más seguro?

La carne, al descongelarse, se convierte en un medio de cultivo idóneo para bacterias y otros microorganismos. Si se deja descongelar a temperatura ambiente la proliferación bacteriana en este medio tan rico no necesita mucho tiempo para alcanzar niveles insalubres. La baja temperatura del frigorífico no permite el crecimiento bacteriano, o lo ralentiza en gran medida, permitiendo que la carne pueda descongelar de forma segura.

Alternativas

Una alternativa suficientemente segura y que requiere menos tiempo que el frigorífico es la descongelación en un baño de agua fría. La carne se sumerge en agua fría envuelta en plástico. Un exceso de agua puede arruinar el sabor de la carne, al sumergirla envuelta en plástico se evita este problema. Cambia el agua fría cada 30 minutos más o menos para mantener el ritmo de descongelación. Continua hasta que la carne esté prácticamente descongelada y la puedas manejar para cocinarla.

La descongelación en microondas también es segura pero el resultado puede no ser muy agradable. La función de descongelación que tienen casi todos los microondas utiliza aproximadamente un tercio de la potencia total, aún así la carne puede quedar con zonas cocidas, por lo que hay que vigilar durante todo el proceso. Tras la descongelación en microondas es recomendable cocinar lo antes posible, especialmente si ha quedado con partes cocidas, pues puede contaminarse con bacterias rápidamente.

Publicidad