Publicidad

La electricidad es un tipo de energía transmitida por el movimiento de electrones a través de un material conductor que permite el flujo de electrones en su interior. La capacidad conductora se representa a través de la conductancia eléctrica, que en el Sistema Internacional se mide en siemens (S).

Dentro del material conductor, los electrones se pueden mover en un solo sentido o alternar dos sentidos, en función de lo cual se pueden distinguir dos tipos de corriente:

  1. Corriente continua: el flujo de corriente eléctrica se da en un solo sentido. Generalmente se designa con las siglas DC, del inglés Direct Current; también, aunque con menos frecuencia, con las siglas del español CC.
  2. Corriente alterna: el flujo eléctrico se da en dos sentidos y se suele designar con las siglas AC, del inglés Alternating Current, o con las siglas en español CA.

La mayoría de redes eléctricas actuales utilizan corriente alterna, mientras que las baterías, pilas y dinamos generan corriente continua.

La corriente continua o DC

En la naturaleza, la electricidad es relativamente rara si se compara con lo cotidiana que es en nuestra vida, sólo es generada por algunos animales y en algunos fenómenos naturales como los rayos.

En la búsqueda de generar un flujo de electrones artificial, los científicos se dieron cuenta de que un campo magnético podía provocar el flujo de electrones a través de un cable metálico u otro material conductor, pero en un solo sentido, pues los electrones son repelidos por un polo del campo magnético y atraídos por el otro.

Así nacieron las primeras baterías y generadores de corriente eléctrica continua, un invento principalmente atribuido a Thomas Edison en el siglo XIX, el mismo sobre el que se debate si inventó o no la bombiila.

Publicidad

La corriente alterna o AC

A finales del siglo XIX, otro científico, Nikola Tesla, trabajó en el desarrollo de la corriente alterna buscando sobre todo poder transportar mayores cantidades de energía eléctrica y a mayor distancia, algo que es muy limitado con la corriente continua.

En lugar de aplicar magnetismo forma uniforme y constante, Tesla utilizó un campo magnético rotatorio. Cuando cambia la posición de los polos, también cambia el sentido del flujo de electrones. Se produce así la corriente alterna.

El cambio de sentido en el flujo de electrones se conoce como frecuencia y se mide en hercios (Hz), unidad que es igual a ciclos por segundo. Esto quiere decir que en una corriente alterna de 60 Hz se producen 60 ciclos por segundo.

En un ciclo, los electrones cambian el sentido y vuelven al sentido origianl, es decir, se dan dos cambios de sentido por ciclo. En una corriente alterna de 60 Hz, por tanto, el flujo de electrones cambia de sentido 120 veces por segundo.

La corriente alterna permite, entre otras muchas cosas, que se pueda conectar un dispositivo a un enchufe sin importar donde esté el polo positivo y el negativo del enchufe. Sin embargo, en la corriente continua, las conexiones tienen que colocar siempre el polo positivo y el negativo en una posición concreta.

Otra gran diferencia entre la corriente AC y DC es la cantidad de energía que se puede transportar en cada tipo. La electricidad no puede viajar muy lejos antes de que empiece a perder voltaje (medida de la tensión eléctrica). Cada batería está diseñada para producir corriente continua con un cierto nivel de voltaje, así que desde el momento de la producción de la electricidad, ya está predeterminada la distancia a la que se puede transportar a través del cableado.

Publicidad

La corriente alterna, sin embargo, se puede producir en un generador y utilizar un transformador para subir o bajar la tensión de salida según las necesidades, lo que permite el transporte a una distancia mucho mayor.

Transformadores

Los transformadores son utilizados en todo circuito eléctrico que necesite ajustar la tensión de la corriente eléctrica que fluye por él, ya sea un ajuste al alza o a la baja.

Por ejemplo, una central eléctrica produce electricidad con un voltaje muy alto para que pueda viajar a grandes distancias, y se regula a la baja en transformadores cercanos al destino final (hogares, empresas, etc) hasta la tensión adecuada para su consumo. Pregunta en tu barrio, seguro que hay un transformador cerca que controla el voltaje de la corriente alterna que llega a tu casa.

La corriente también se puede transformar de corriente alterna a corriente continua y viceversa a través de un adaptador o inversor del voltaje, similar a los que se utilizan en los cargadores de batería de un ordenador portátil o de smartphone. El cargador se conecta a la red doméstica, que utiliza corriente alterna, y es transformada en corriente continua antes de llegar al dispositivo.

Publicidad