Publicidad

Lo métodos y técnicas de control de cucarachas e insectos en general son muy variadas, tanto para el hogar como para el entorno de trabajo, por lo que determinar cuál es el mejor depende de las circunstancias especificas así como de las herramientas disponibles. Pero sin duda lo mejor que puedes hacer para controlar a las cucarachas es tomar medidas preventivas, mucho más si vives en una región dónde las cucarachas son habituales. Una vez que las cucarachas se han establecido dentro del hogar su eliminación puede ser tan fácil como impedir su acceso a agua y alimento o tan difícil como poner trampas y venenos por todos lados.

La prevención

La prevención es, sin lugar a dudas, el mejor método de control de cucarachas para la mayoría de la gente. Todos los expertos en salud pública coinciden en que, con unas sencillas medidas que hagan más difícil la entrada de cucarachas al edificio, disminuyen enormemente las posibilidades de que se produzca una infestación o de que esta sea limitada y más fácil de solucionar. Las medidas preventivas pueden requerir un poco de desembolso económico al comienzo pero a la larga será más barato y, sobre todo, mucho más cómodo.

La primera medida preventiva es el sellado de rendijas y huecos en puertas y ventanas y el uso de mallas para evitar que pase cualquier insecto. Las cucarachas miden una media de 2 – 2,5 cm pero pueden encogerse para pasar por espacios más pequeños. El tratamiento y sellado de tuberías sin uso es también una buena idea.

Métodos de control más comunes y eficaces

1

Evitar acceso a agua y comida

Una cucaracha que consigue introducirse en un hogar no se quedará ni hará su nido si no encuentra fácilmente agua y comida. Los insectos son conocidos por ser muy resistentes y poder sobrevivir largos períodos sin nutrientes pero no suelen poner huevos ni establecer nuevas colonias si no están en un entorno confortable.

Mantener tu cocina ordenada y limpia se vuelve importante para prevenir una infestación de cucarachas. La comida humana y de las mascotas debe almacenarse en recipientes sellados y con poco aire. La cocina debe recogerse al final de cada día evitando dejar platos sucios en el fregadero o en la encimera durante la noche. También es importante barrer los restos de comida del suelo y sacar la basura a diario, todo esto para que por la noche, cuándo las cucarachas son más activas, no encuentren fácilmente comida en su entorno.

Además de limitar el acceso a la comida también se ha de limitar el acceso al agua. Cualquier zona con agua atrae a los insectos, incluyendo los bebederos de las mascotas o charcos sin secar en el suelo o lavabos de baños y cocinas. Al final del día debemos asegurarnos de que estas zonas con agua se secan y que no queda ningún grifo goteando. Los escapes de grifos, tuberías y electrodomésticos, como la lavadora, deben revisarse; un pequeño goteo debajo del fregadero no es un problema en el día a día pero puede ser suficiente para que una cucaracha decida quedarse y anidar.

2

Venenos e insecticidas

Las medidas preventivas pueden ser bastante ineficaces si ya ves cucarachas en el edificio y, aunque es importante averiguar por dónde entran y por qué se quedan para prevenir futuras infestaciones, la atención debe centrarse en cómo deshacerse de ellas. Los insecticidas son los métodos más efectivos de erradicación.

Publicidad

Los venenos para cucarachas suelen adquirirse en forma de cebos sólidos, generalmente con una carcasa con pequeños orificios que permiten la entrada de las cucarachas para que coman el veneno pero que impide que las personas y mascotas entren en contacto con el. Estos cebos se distribuyen por las esquinas de las habitaciones, debajo de muebles y electrodomésticos y otras zonas de paso habitual de las cucarachas.

Otra posibilidad es el uso de insecticidas en forma de aerosol que se rocía en los espacios y zonas dónde se cree que están viviendo las cucarachas. Los cebos envenenados suelen ser más cómodos pues el usuario tan sólo ha de repartir los cebos por la casa o el edificio y esperar a que la cucaracha lo coma y muera. Los aerosoles suelen requerir más trabajo, más tiempo, suelen llevar más cantidad de sustancias químicas tóxicas y su aplicación permite un contacto más directo por el usuario con estas sustancias.

3

Trampas atrapa insectos

Además de los cebos venenosos mencionados en el punto anterior, es posible utilizar trampas en las que la cucaracha puede entrar pero no puede salir. Se pueden fabricar fácilmente en casa aunque también se pueden comprar. Por ejemplo, una jarra profunda con las paredes untadas con aceite. En el interior se puede poner un poco de cerveza rancia o un trozo de fruta madura para atraer a los insectos. Las trampas comerciales pueden incluir veneno en el interior o no. Una vez atrapadas las cucarachas, se pueden matar con insecticida o hay quién opta por liberarlas en el campo lejos de la población.

4

Servicios profesionales de control de plagas

Por mucho esfuerzo que pongamos, suele ser difícil erradicar las colonias de cucarachas al completo mediante remedios caseros si la infestación llega a ser alta. En estos casos no queda más remedio que dejar que se ocupen exterminadores profesionales. Ellos conocen bien los hábitos de las cucarachas y otros insectos y pueden determinar con mayor exactitud dónde tienen los nidos. Para la eliminación de las cucarachas pueden utilizar la fumigación con gas venenoso; el gas llega hasta el último rincón de la rendija más pequeña. También pueden utilizar aerosoles y trampas más sofisticadas para asegurarse que el trabajo está hecho.

En muchas zonas de clima tropical, dónde las cucarachas son insectos comunes y habituales, se suele recurrir a los servicios de fumigación profesional de forma regular, o al menos a la inspección por servicios homologados de forma mensual o semin-anual, especialmente en edificios y locales que ofrecen servicios al consumidores (bares, tiendas de alimentación, etc). Esta regularidad puede ser requerida también en edificios viejos o antiguos.

Precauciones

Ningún método de control doméstico puede garantizar al 100% la erradicación de las cucarachas. Los usuarios deben manejar los productos con mucho cuidado pues son productos muy tóxicos que pueden causar daños graves, especialmente a niños, ancianos y mascotas. Por ello hay que asegurarse que no están al alcance de ellos ni que entran en contacto durante el uso. La persona encargada de manipular estos productos debe aplicarlos tomando precauciones como no respirar los aerosoles, salir de las habitaciones tras la aplicación, ventilar bien transcurrido el tiempo de actuación y lavarse muy bien las manos después de manipular trampas, aerosoles, cebos o cualquier otro producto que pueda contener insecticida.

Publicidad