Publicidad

Con un tamaño aproximado de 2.5 – 3 mm, el estribo es el hueso más pequeño del cuerpo humano. También se llama estapedio y pertenece a la cadena de huesecillos del oído medio, una estructura presente en numerosos mamíferos. Esta cadena de huesecillos se sitúa en la caja timpánica y es la responsable de conducir la presión de las ondas sonoras hasta el oído interno donde son transformadas en impulsos nerviosos.

El estribo no solo es el hueso más pequeño, también es el menos pesado de todo el cuerpo. Su nombre se debe a que su forma se parece a la forma típica de los estribos, las piezas que permiten a los jinetes de caballos introducir los pies mientras cabalgan.

Estructura

Además del estribo, la cadena de huesecillos cuenta con otros dos huesos, el martillo y el yunque. El martillo se une a la membrana timpánica y al yunque; el yunque se une al estribo y finalmente el estribo se une a la membrana de la ventana oval o vestibular del oído interno.

El estribo se describe con una base unida a la ventana oval mediante el ligamento anular y una cabeza que articula con el yunque (articulación incudoestapedial). Entre la base y la cabeza se disponen dos brazos, posterior y anterior, y una porción llamada cuello que une la cabeza con los brazos.

Publicidad

El estribo se desarrolla a partir del segundo arco faríngeo entre las semanas 6 – 8 de gestación. El hueco central del estribo se debe a la presencia de la arteria estapedial durante el desarrollo embrionario; posteriormente esta arteria se retrae dejando el hueco en el hueso.

El estribo cuenta con un músculo, el músculo estapedio, que es a su vez el músculo más pequeño del cuerpo humano con una longitud de poco más de 1 mm. Este músculo está inervado por el nervio del mismo nombre, el nervio estapedio, que se origina como rama del nervio facial o par craneal VII.

Función

Situado entre el yunque y el oído interno, el estribo transmite las vibraciones sonoras hasta la ventana oval. El martillo transmite las vibraciones del tímpano al yunque, el yunque transmite las vibraciones al estribo, y este finalmente a la membrana de la ventana oval. La membrana de la ventana oval es la que transmite las vibraciones a la endolinfa del oído interno, cuyo movimiento estimula a las células pilosas para generar los impulsos nerviosos auditivos.

La afección más frecuentes en el estribo es la otosclerosis, una enfermedad congénita (también hay casos de otosclerosis adquirida) que afecta a la fijación de la cadena de huesecillos y que generalmente produce hipoacusia o perdida de capacidad auditiva. Es frecuente que la otosclerosis afecte a la unión entre el estribo y la ventana oval, impidiendo la transmisión de las ondas sonoras al oído interno. La otosclerosis afecta hasta un 1% de la población y se puede tratar con estapedectomía.

Publicidad