Publicidad

Los forúnculos en la axilas se producen cuándo una bacteria infecta el folículo de un pelo. En el caso de las axilas la bacteria más común en los forúnculos es Staphylococcus aureus, una bacteria que vive en la piel normalmente, aunque también pueden aparecer otras bacterias. Por lo general, los forúnculos en las axilas no necesitan ningún tratamiento especial y desaparecen por si solos. Algunos pueden ser muy dolorosos, llenarse de pus y necesitar tratamiento antibiótico.

Consejos sobre el tratamiento

Para facilitar que el forúnculo drene, puedes poner una compresa o paño humedecido en agua caliente sobre él. El calor y la humedad favorecerá que el forúnculo se abra sin dolor y que la pus drene, lo que hará que cure. Deberías aplicar compresas varias veces al día hasta que la pus salga.

Después de cada uso hay que lavar la compresa o paño; nunca lo vuelvas a usar sin haberla limpiado antes. Lava tus manos y el axila afectada a fondo con agua y jabón, especialmente si la pus ha comenzado a salir. Aunque pueda ser tentador explotar el forúnculo como si fuera una espinilla de la cara, nunca lo hagas ya que puedes favorecer la expansión de la infección a zonas circundantes al presionar la pus bajo la piel.

Si el forúnculo bajo la axila es muy grande o no desaparece después de una o dos semanas deberías acudir al médico para que lo trate adecuadamente. Un procedimiento frecuente es hacer un pequeño corte en la base del forúnculo para que la pus drene. Si el forúnculo es muy grande, el médico puede introducir una pequeña gasa en el orificio para que siga drenando a través de ella después de salgas de la consulta médica. Si es necesario que cambiar la gasa por una limpia, el médico te dará las instrucciones precisas sobre como y cuándo hacerlo. La gasa que quites deséchala y lava tus manos muy bien después de hacer el cambio.

Si el médico lo estima necesario, puede prescribir antibióticos, ya sea por vía oral, por vía tópica o ambos. Los antibióticos para forúnculos suelen prescribirse en casos de que sean muy grandes o que sean recurrentes. Si el forúnculo está producido por infección de Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SRAM), inevitablemente tendrás que tomar antibióticos. El SRAM es una cepa resistente a los antibióticos beta-lactámicos, incluyendo el grupo de las penicilinas y cefalosporinas. Cuándo el médico te mande un tratamiento con antibiótico, debes tomar el tratamiento completo aunque te sientas mejor o creas que el forúnculo ha curado.

Para prevenir que vuelva a aparecer, lava con agua muy caliente las sábanas y ropa que haya estado en contacto con el forúnculo. No compartas cuchillas si te afeitas las axilas y si te haces un corte límpialo con jabón antiséptico y pon un gasa protectora hasta que cure.

Publicidad