Publicidad

Existen registros y testimonios de caída de animales desde el cielo, las conocidas como lluvias de animales, desde épocas muy antiguas. Puede que las primeras referencias sean las contenidas en el controvertido papiro de Alberto Tulli. Estas inusuales lluvias pueden ir o no acompañadas de agua y se asocian con fenómenos meteorológicos que implican fuertes vientos y corrientes de aire capaces de arrastrar animales, frecuentemente peces y anfibios.

Trombas tornádicas, la explicación más aceptada

La lluvia de peces ha sido explicada de muchas formas a lo largo de la historia casi siempre desde una perspectiva sobrenatural. No fue hasta principios del siglo XIX cuándo se consideró una posible explicación natural y científica de manos del físico y matemático francés André-Marie Ampère (inventor del telégrafo y autor de la teoría del electromagnetismo). Ampère consideró que fuertes vientos podrían elevar pequeños animales y arrastrarlos largas distancias. Cuándo el viento perdiese fuerza los animales caerían provocando el extraño fenómeno de la lluvia de animales.

Pero los fuertes vientos no son suficientes para explicar las lluvias de peces, que implicarían arrastrar masas de agua desde cierta profundidad como para contener peces. Hoy en día se acepta como explicación del fenómeno las trombas marinas de tipo tornádico, o trombas tornádicas, que no son más que tornados que se producen sobre mares y lagos y que tienen la fuerza suficiente para elevar masas de agua desde la suficiente profundidad como para arrastrar peces y otros animales.

No obstante, algunas características de las lluvias de peces no se pueden explicar muy bien. La mayoría de las veces las lluvias de peces involucran a una sola especie, al igual que suele ocurrir con las lluvias de ranas. Tampoco es común que caigan algas y plantas, como cabría esperar con el arrastre producido por la tromba tornádica. Se suele explicar atendiendo al diferente peso de diferentes animales y objetos. Los más grandes y pesados caerían primero mientras que los más pequeños y ligeros caerían más tarde y podrían ser arrastradas a mayores distancias.

Galería

Referencias

  1. Edward Green. (20 de Agosto de 2004). How can it rain fish?. BBC News.
  2. W. R. Corliss. (1995). Handbook of unusual natural phenomena. Random House Value Publishing. ISBN-13: 978-0517605233
Publicidad