Publicidad

La niebla es un fenómeno meteorológico causado por la sobresaturación húmeda del aire de modo que ya no puede contener más vapor y se forman gotas de agua que quedan suspendidas. Según el Glosario de la American Meteorological Society, la niebla se define como gotas de agua, o cristales de agua si la temperatura es muy baja, suspendidas en la atmósfera en la proximidad de la superficie terrestre y que reducen la visibilidad por debajo de 1 km1. Según esta definición, la única diferencia entre una nube y un banco de niebla es la situación respecto a la superficie terrestre.

El modo en que la niebla afecta a la visibilidad depende fundamentalmente de la concentración de núcleos de condensación (partículas sobre las que se condensa el agua) y de la distribución del tamaño de las gotas que forman la niebla. En caso de nieblas muy densas, la visibilidad se puede reducir a escasos metros. Es por esto que la niebla puede afectar al transporte por tierra, especialmente por carretera, y ser causa de accidentes.

La neblina es prácticamente lo mismo que la niebla pero la visibilidad no se reduce tanto y siempre se sitúa por encima de un 1 km.

La formación de la niebla

Si tenemos claro que la niebla es una nube cerca de la superficie terrestre, podremos entender fácilmente como se forma. El aire siempre contiene algo de vapor de agua, lo que se suele referir como humedad del aire. La medida más común de la humedad del aire es a través de la humedad relativa, que es la cantidad de vapor de agua que contiene una masa de aire en relación a la máxima cantidad de vapor de agua que puede contener, es decir, en relación al nivel de saturación.

La cantidad de vapor de agua que puede contener el aire depende de numerosos factores siendo la temperatura el más importante. A mayor temperatura mayor cantidad de vapor de agua puede haber en el aire y viceversa. O lo que es lo mismo, a mayor temperatura mayor nivel de saturación, el nivel de humedad a partir del cuál el aire ya no admite más agua en estado gaseoso y el vapor de agua comienza a condensar y a formar agua líquida.

Así pues, la niebla se forma cuándo el aire alcanza el nivel de saturación de vapor de agua, o alta humedad relativa, y el sobrante comienza a condensar formando gotas de agua líquida que quedan suspendidas en el aire. Esta situación se da cuándo una masa de aire se enfría y disminuye su capacidad de contener vapor de agua, con lo que disminuye su nivel de saturación.

El enfriamiento del aire puede ocurrir de varias formas, según la cuál se generan los diferentes tipos de niebla. Entre los más comunes encontramos:

1

Nieblas de radiación o por enfriamiento infrarrojo

Las nieblas de radiación se forman típicamente en los cambios de estación de verano a otoño e invierno en regiones templadas. Durante el verano, el suelo recibe mayor cantidad de radiación solar, especialmente infrarroja, y se calienta. El calor del suelo calienta a su vez el aire en contacto con la superficie terrestre y aumenta su capacidad de retención de vapor de agua volviéndose más húmedo.

Al cambiar de estación, el aire templado y húmedo se encuentra con masas de aire más frío. Esto causa que el vapor de agua en el aire condense rápidamente y se formen bancos de niebla. Este tipo de niebla se suele conocer como niebla de radiación y es el tipo de niebla más común, en especial en climas templados. También puede aparecer tras la puesta de Sol, independientemente de la estación, en días cálidos seguidos de una caída de la temperatura al anochecer.

Publicidad

La niebla de valle es un tipo de niebla de radiación confinada por la orografía de los valles. Si el clima está calmado puede durar varios días, incluso semanas. Se produce frecuentemente junto a fenómenos de inversión térmica; el aire frío se asienta en el valle y masas de aire más caliente pasan por encima.

2

Nieblas de advección

La advección ocurre cuándo masas de aire cálido y húmedo pasa por encima de suelos fríos. La masa de aire cede calor al suelo y se enfría, aumenta su humedad relativa y el vapor de agua comienza finalmente a condensar. Este tipo de nieblas se conocen con el nombre genérico de nieblas de advección y son frecuentes en las costas cuándo el aire cálido de tierra firme es enfriado al encontrarse con las masas de agua más frías.

Las nieblas de advección también se pueden formar cuándo frentes cálidos se encuentran con zonas de nieve o con acumulación de granizo en regiones de clima templado. Estas nieblas se denominan generalmente como nieblas de nieve o nieblas de granizo, pero no son más que un tipo de nieblas de advección.

A diferencia de la niebla de radiación, la niebla de advección se puede ver típicamente moviéndose lateralmente cerca del suelo.

3

Nieblas de evaporación

En Otoño e invierno también es típico ver nieblas sobre lagos y otras masas de agua. Este tipo de nieblas se debe a la presencia de una capa de aire sobre el agua más cálido que el aire superior. El aire cálido está más húmedo y, al pesar menos, asciende encontrándose con el aire frío. La temperatura del aire ascendente disminuye y la húmeda condensa formándose las conocidas como nieblas de evaporación.

4

Nieblas de precipitación

También se conocen como nieblas frontales y ocurren cuándo llueve y el aire cerca de la superficie está muy seco. El agua de las gotas de lluvia se evapora y se forma la niebla.

5

Nieblas de ladera

Se producen en laderas de montañas cuándo el aire sube suavemente hasta encontrarse con frentes fríos que hacen descender la temperatura hasta el punto de saturación.

6

Nieblas de hielo

Cuándo las temperaturas en las capas bajas de la atmósfera son muy bajas, las gotas de condensación que forman la niebla están tan frías que pueden congelarse al entrar en contacto con superficies que están a temperaturas bajo cero. La niebla de hielo puede ser muy peligrosa en carreteras por la gran reducción de la visibilidad y por la acumulación de hielo sobre el asfalto.

Si la temperatura es lo suficientemente fría, un banco de niebla puede estar formado exclusivamente por pequeños cristales de hielo en suspensión. Estas nieblas de hielo son comunes en los meses de invierno en regiones muy frías cerca de los polos.

Galería

Diferencias entre niebla y otros fenómenos meteorológicos

MeteoroVisibilidadHumedadAerosol
Lluvia< 3 km100 %Agua o nieve
Llovizna< 1 km100 %Agua o hielo
Niebla< 1 km90-100 %Agua o hielo
Neblina1 a 10 km80-90 %Agua o hielo
Bruma< 2 km< 80 %Partículas sólidas
Calina (o calima)> 2 km< 80 %Partículas sólidas

Referencias

  1. Fog. Glossary of meteorology of AMS.
  2. Jon Erdman (14 Octubre 2013). How does fog form? Weather.com

Publicidad