Publicidad

El color de piel y su tono es muy importante para poder elegir los mejores colores de maquillaje, de ropa o incluso el tinte para el cabello que mejor nos queda. El color de la piel depende mayormente de factores genéticos aunque también influir factores ambientales y del estilo de vida de cada uno, sobre en el tono.

Los diferentes tonos de piel (no de color) se pueden dividir en dos grandes grupos, los tonos fríos y los tonos cálidos, aunque algunos personas (las que menos) pueden caer dentro de la categoría neutral. Vamos a aprender a identificar cuál es el tono de nuestra piel mediante unas sencillas pruebas.

¿Por qué debería conocer el tono de mi piel?

Siempre que se habla de color se puede hablar de una paleta de colores complementarios o de un esquema de color que forma el conjunto visual. Si quieres jugar un poco puedes echar un vistazo a ColorHunter, no tiene como fin el conocer el tono de piel pero puedes hacerte una idea del concepto de esquema o paleta de color.Sabiendo cuál es nuestro tono de piel, podremos elegir el color de la ropa que vestimos, el maquillaje que utilizamos y los complementos que llevamos que mejor nos sientan y realzan nuestra belleza. Según leí en la revista Maquillaje (MC Editores) , la mayoría de los maquilladores profesionales afirman que utilizar los colores adecuados para el tono de piel realzan la belleza natural.

Cómo identificarlo

Para conocer el tono de nuestra piel podemos seguir varios métodos. Vamos a exponer tres de los más utilizados que he encontrado: el test de la muñeca, el test de las joyas y el test de la cartulina. Son muy sencillos y fáciles de hacer, te los recomiendo para que puedas escoger la ropa, accesorios y maquillaje que realcen tu belleza para que te veas más bonita.

Publicidad

El test de la muñeca

En un lugar con luz natural, pero sin luz directa del sol, mira el reverso de tu muñeca. En esta zona suelen ser observables pequeñas venas superficiales. Estas venas superficiales son las responsables de dar tono a tu piel (no el color, el color lo da la melanina de la epidermis). Observa el trasfondo:

  • Trasfondo azulado: tu piel es de tonos fríos
  • Trasfondo verdoso: tu piel es de tonos cálidos
  • Trasfondo azul-verdoso o verde-azulado: tu piel es de tono neutro

El test de las joyas

Hazte a tí mismo la siguiente pregunta: ¿qué tipo de joyería me sienta mejor: doradas o plateadas? Responde con sinceridad, no se trata de las joyas que más te gustan sino aquellas que mejor te sientan. Si son de oro o doradas tu piel es de tono cálido. Por el contrario, si te caen mejor las joyas de plata o plateadas, tu tono de piel es frío.

La prueba de la cartulina

Esta es para mí la prueba más exacta. Prepara una cartulina de color naranja y otra de color rosa.

  1. Limpia bien tu cara con agua y algún jabón suave. Seca y espera 10 minutos.
  2. Colócate enfrente de un espejo grande en una habitación con luz natural pero sin sol directo. Si es luz artificial procura que no sea una lámpara de luz blanca ni fluorescente.
  3. Acerca cada cartulina a tu cara, primero una y luego otra. Escoge el color con el que te veas mejor: más iluminada, incluso con algunas imperfecciones disimuladas, incluso algunas manchas pueden desaparecer. Si el naranja te aporta luz eres de tono cálido, si es el rosa eres de tono frío. Por el contrario, si eres de tono frío y te acercas la cartulina naranja te verás más apagada, igual que si eres de tono cálido y te acercas la cartulina de color rosa.

Puede ser que no consigas decidirte por uno u otro tipo o que cada prueba den resultados contradictorios. En este caso puedes hacer dos cosas. La primera, y más recomendable, es que repitas las pruebas con alguien; elegirás de forma más objetiva. Si aún así sigues sin llegar a una conclusión, no hay duda, eres de tono neutro y te sentarán bien casi todos los colores. El tono neutro es muy poco común, le sigue el tono cálido siendo el tono frío el más común.

Publicidad