Publicidad

Ver estrellas fugaces es una experiencia que no deja indiferente a nadie, a todos nos gusta y todos lo flipamos viendo lucecitas que cruzan el cielo. La mejor época para ver estrellas fugaces depende de la zona dónde vivas aunque hay fechas en las que cada año tienen lugar altas concentraciones de estrellas fugaces en las conocidas como lluvias de meteoros. De estas lluvias de estrellas fugaces las más conocidas son la leónidas, que suelen tener lugar en la segunda mitad del mes de Noviembre, y las perséidas (también conocidas como lágrimas de San Lorenzo) que alcanza su máximo durante el mes de Agosto.

Recomendaciones para ver mejor las estrellas fugaces

Para ver estrellas fugaces no basta con mirar al cielo y esperar pues existen varios factores que pueden impedir que veas estrellas fugaces que estén pasando delante de tus ojos, por ejemplo una excesiva iluminación a tu alrededor. Por ello, si quieres disfrutar al máximo de esta experiencia tienes que tener en cuenta estos factores e intentar disminuir su impacto. Veamos algunosconsejos para poder visualizar mucho mejor las estrellas fugaces, partiendo de que la noche está clara y no hay nubes.

1

El mejor lugar

El mejor sitio para observar las estrellas es una zona alejada de núcleos urbanos, un sitio apartado de toda iluminación artificial presente en pueblos y ciudades. Si puedes combina la ausencia de luz artificial con la altura como la cima de un monte. Si estás en medio de un pueblo, o peor aún, en medio de una ciudad, la luz de las calles que se escapa al cielo no dejará que la luz de las estrellas llegue hasta tí, por lo que no verás las estrellas fugaces aunque haya miles en el cielo. La luz de la luna llena también dificultará ver las estrellas fugaces.

Una vez elegido el lugar y hayas llegado hasta el tendrás que dejar pasar un período de adaptación a la oscuridad antes de intentar observar las estrellas. Este período puede ser entre 10 y 15 minutos.

2

Cómo y dónde mirar

Una vez que hayas llegado al sitio y hayas pasado el período de adaptación lo siguiente es ponerte cómodo. Lleva contigo una toalla o una esterilla para tumbarte; puede ser necesario que lleves un aislante para el suelo si la noche es fría o estás en una zona húmeda. Estar tumbado y cómodo es para mí la mejor postura para observar estrellas fugaces aunque puedes cambiarlo por una silla reclinable, que las hay muy cómodas.

Para hacer la observación más cómoda y que no tengas que levantarte de forma frecuente ten a mano agua o alguna otra bebida que prefieras cómo una infusión caliente o un refresco, y algo de abrigo por si la noche refresca. Puede ser un saco de dormir. Y si te llevas unos cojines o una almohada para apoyar la cabeza mejor que mejor.

Publicidad

Aunque no hay una dirección especial hacia la que mirar, puedes comenzar mirando al sur y cambiar de dirección si pasa un buen rato sin observar nada. Si estas intentando observar las perséidas comienza mirando hacia el Norte o el Este pues la constelación de Perseo se encuentra en esa dirección aproximada durante el mes de Agosto.

3

Uso de prismáticos, fotografías y vídeos de estrellas fugaces

La mejor forma de observar una lluvia de estrellas fugaces es a simple vista. Esto es debido a que las estrellas fugaces atraviesan el cielo a alta velocidad y si estamos usando prismáticos o telescopios tendremos un campo de observación menor que nos dificultará ver las estrellas fugaces. Pero si hay muchas estrellas puede ser interesante el uso de prismáticos de 7×50 o 10×50. Utilizando prismáticos de estos aumentos puede que veamos una estrella fugaz cómo si estuviese a tan sólo 5 km, una gran diferencia de los 100 km de distancia a los que tiene lugar el fenómeno.

Si quieres tomar fotografías de una estrella fugaz tienes que tener una buena cámara fotográfica con alta sensibilidad a la luz. La mayoría de las cámaras de uso más común entre los no profesionales de la fotografía no será capaz de registrar nada. Habrá que utilizar además una alta apertura del diafragma. Por ejemplo, puedes utilizar un objetivo de 50 mm, f/ 1.2, el diafragma lo más abierto posible, con enfoque a infinito y un ISO alto; pon la cámara sobre un trípode y configura un autodisparador cada cierto tiempo, por ejemplo cada 30 segundos. Tomarás muchas fotografías intentando capturar alguna estrella fugaz así que asegúrate de que llevas una tarjeta de memoria de alta capacidad. Si utilizas cámara analógica tendrás que utilizar carretes Tri-X 100 o de 400 ASA.

Para grabar en vídeo las estrellas fugaces tienes que intentar conseguir el f más bajo que puedas sin utilizar zoom. Y si tienes una cámara de vídeo moderna con objetivo de ojo de pez te será bastante fácil grabar en vídeo la observación.

Espero que con estos consejos básicos seas capaz de disfrutar de la observación de estrellas fugaces, ya sean las perséidas, las leónidas o cualquier otra lluvia de estrellas. Y que no se te olvide pedir un deseo!!!!

Galería

Publicidad