Publicidad

Viajar en coche con el perro suelto puede ser peligroso. Por ejemplo, puede moverse y colarse entre los pies del conductor. Para evitar estos riesgos es necesario llevar a las mascotas correctamente aseguradas, atadas o separadas del habitáculo del conductor.

Los riesgos

Las mascotas sueltas en el coche son un elemento de riesgo importante; pueden distraer al conductor, que necesita toda la atención en la carretera, pueden reducir su campo de visión o pueden interferir en sus movimientos. Además, en caso de accidente pueden ser lanzados con fuerza y provocar mayores daños. Por ejemplo, un perro que pesa 20 kg va sentado en el asiento de atrás suelto y el conductor tiene que frenar bruscamente; el perro puede golpear el asiento del conductor con mucha fuerza, hasta la equivalente a 600 kg, dependiendo de la velocidad y de si hay colisión o no. Es la misma razón por la que las personas tienen que llevar el cinturón de seguridad puesto cuándo viajan en coche.

Transporte seguro de mi mascota

Para llevar al perro, gato u otra mascota en el coche de forma segura y que no se convierta en un elemento de riesgo, hay que limitar su libre movimiento por el coche. Existen numerosas opciones: redes y rejas para separar habitáculos, transportines o arneses de sujeción. Sea cuál sea el que elijas, no olvides que:

  • El perro nunca debe viajar en el asiento del copiloto, sobre todo si va equipado con airbag
  • Las mascotas deben ir preferiblemente en el suelo, excepto aquellos que por su tamaño pueden colarse bajo los asientos en caso de colisión o frenazo.
  • Para gatos, perros pequeños o mascotas de tamaño similar, el transportín puede ser una opción muy cómoda
  • Si el maletero es abierto, se le pude poner una red o un sistema de rejas de separación y que la mascota viaje allí. Esta es una de las opciones en las que el animal se puede sentir más cómodo ya que no va atado y tiene bastante espacio. Esta opción no vale para maleteros cerrados que pueden asfixiar al animal por falta de oxígeno.
  • Asegúrate de que ha hecho sus necesidades antes de iniciar el viaje.
  • Para disminuir el estrés de tu mascota puedes utilizar algún medicamento anti-mareo o tranquilizante, siempre bajo consejo del veterinario, y realizar paradas frecuentes.
  • Nunca dejes el coche parado bajo el sol con los animales dentro, ni siquiera con las ventanillas un poco bajadas.

Dispositivos para el transporte de mascotas en el coche

Redes

Las redes pueden ser de varios materiales, las más comunes son de nylon. Son baratas y ofrecen la seguridad necesaria para llevar a tu mascota en el coche. Hay que tener en cuenta que la red sea del tamaño adecuado para que cubra del suelo al techo y que no sea elástica (para que retenga a tu mascota de forma efectiva en caso de impacto).

Publicidad

Barras separadoras

Son unas barras que fijan a presión y por ello en caso de golpes pueden no aguantar si tu mascota es muy grande o pesada, incluso puede no ser suficiente para perros medianos.

Arnés de seguridad

Los arneses de seguridad son una buena opción pues son económicos y el perro o mascota puede quedarse en el asiento cómodamente. El arnés sujeta al animal por el cuerpo y se ancla al broche del cinturón de seguridad. Nunca utilices un sistema como este o similar pero que en lugar de arnés lleve collar pues en caso de un golpe o frenazo el animal puede ser estrangulado.

Rejas a medida

Esta es para mí una de las mejores opciones: es una reja metálica a medida de tu vehículo, resisten bien para mascotas de gran tamaño, el perro o mascota viaja suelto cómodamente y el resto de pasajeros también.

Transportines

Los transportines son cajas en las que se introduce el animal para transportarlo en tus viajes. Está caja la tienes que sujetar con un arnés o cinturón para que no salga disparada en caso de colisión o frenazo. Has de fijarte que estén homologados. Los transportines para mascotas no son baratos que digamos, pero lo bueno es que te sirve para llevar a tu mascota en tu coche pero también si viajas en barco, avión o autobús.

Publicidad