Publicidad

Existen alternativas caseras a los quitaesmaltes comerciales que son totalmente saludables, seguros y más baratos. La mayoría de marcas comerciales, especialmente las más baratas, contienen productos químicos que pueden ser agresivos para las uñas. Los quitaesmaltes comerciales también contienen productos químicos muy volátiles que pueden ser peligrosos si se respiran en un ambiente cerrado y en especial para los niños. Estos productos tampoco son muy ecológicos que digamos. Combinando vinagre y zumo de limón podemos tener nuestro propio quitaesmalte casero y natural que no dañará tus uñas incluso si son frágiles.

Elaboración

La acetona es un producto común en los quitaesmaltes comerciales. El vinagre es rico en ácido acético, sustancia parecida a la acetona. La combinación con zumo de limón hace un producto que disuelve fácilmente el esmalte de uñas.

Para elaborar el quitaesmalte casero pon un poco de vinagre de vino blanco en un bol. Añade la misma cantidad de zumo de limón y remueve hasta que ambos productos queden perfectamente mezclados.

Modo de empleo

Moja un algodón en la mezcla y aplica sobre la uña presionando. Mantén de 10 a 20 segundos para que el esmalte se ablande y entonces arrastra el algodón para retirarlo de la uña. Retirar el esmalte con esta mezcla casera puede requerir algo más de tiempo que con un quitaesmalte comercial, especialmente si intentas retirar varias capas de esmalte. Si dejas las uñas en remojo en agua caliente (lo más caliente que puedas) durante 15 minutos ayudará que el esmalte se ablande y puedas retirarlo más fácilmente.

Alternativas

Si no tienes vinagre o limón y necesitas hacer un quitaesmalte casero, puedes frotar alcohol sobre tus uñas con un algodón. Utilizar alcohol es más natural y menos agresivo que los quitaesmaltes comerciales pero más que la opción de vinagre y limón. El alcohol mata bacterias, lo que puede ser beneficioso si hay infección en las uñas o alrededores (por ejemplo padrastros infectados). Al igual que con el quitaesmalte casero de vinagre y limón, dejar las uñas en remojo ayudará a eliminar el esmalte más fácilmente.

Además del alcohol y el vinagre y el limón, hay otras formas caseras de eliminar esmalte viejo de tus uñas. Muchos perfumes contienen acetona en su composición, el ingrediente activo de quitaesmaltes comerciales, y otras sustancias como alcohol. Así que si tienes botes de perfume en tu casa que ya no utilices puedes reciclarlos como quitaesmalte. Si no queda más opción puedes poner esmalte de uñas fresco encima del viejo, espera un poco y retira. El esmalte antiguo se mezcla con el nuevo pudiendo ser retirado. Los restos más duros puedes quitarlos raspando ligeramente.

Publicidad