Publicidad

Existen dos tipos principales de mandos a distancia (o control remoto): los de infrarrojos y los de radiofrecuencia. Los mandos a distancia de infrarrojos funcionan emitiendo pulsos de luz infrarroja mientras que los de radiofrecuencia emiten ondas de radio. Ambos funcionan prácticamente igual desde un punto de vista práctico y la mayor diferencia es el rango de operación siendo los de radiofrecuencia los de más alcancen.

Funcionamiento del control remoto de infrarrojos

El concepto de funcionamiento de los mandos a distancia por radiofrecuencia y de los que funcionan por infrarrojas es muy similar. La mayoría de aparatos domésticos utilizan mandos a distancia de infrarrojos, como los televisores o equipos musicales. El mando a distancia contiene un circuito interno, un procesador y uno o dos LED (Light Emitting Diode) que emiten la señal infrarroja.

La señal infrarroja transmite el código correspondiente al botón del mando a distancia pulsado y lo transmite al dispositivo en forma de una serie de impulsos de luz infrarroja. Pensemos en el código morse y sus tonos cortos y largos. De forma análoga, los pulsos de luz infrarroja transmitidos son de dos tipos, los llamados  0 y 1. Los 0 podrían verse como los tonos cortos y los 1 como los tonos largos. En el interior del aparto, un receptor recibe la serie de impulsos de infrarrojos y los pasa a un procesador que descodifica la serie de 0 y 1 en los bits digitales que activarán una determinada función del dispositivo.

Además de los datos para activar una determinada función en el dispositivo, los mandos a distancia pueden transmitir otra información asociada, por ejemplo, un código que le diga al receptor situado en el dispositivo de que se trata del mando a distancia apropiado y no de una señal infrarroja dirigida a otro dispositivo.

¿Por qué algunos mandos a distancia requieren tanta puntería?

Algunos mandos a distancia necesitan que apuntes directamente al dispositivo a controlar. Esto no se debe a otra cosa que a la debilidad de la señal emitida. El nivel de batería también influye, pues a medida que la energía se va agotando la señal se va haciendo cada vez más débil.

Publicidad

La mayoría de controles remotos de radiofrecuencia abarcan un ángulo más amplio que los mandos a distancias de infrarrojos. No obstante, la mayoría de mandos a distancia actuales no llevan un LED sino dos, permitiendo abarcar un ángulo más amplio y que sea necesario menos puntería con el mando a distancia.

Además del propio control remoto, los obstáculos entre el mando y el dispositivo a controlar también es importante ya los infrarrojos es luz y como tal rebota en los objetos.

Los mandos a distancia de radiofrecuenia

A diferencia de la luz infrarroja, las ondas de radiofrecuencia pueden atravesar obstáculos como paredes y puertas y además llegan más lejos pero el concepto de funcionamiento es similar. Los controles remotos de radiofrecuencia son más utilizados cuándo es necesario un rango de acción superior como en mandos a distancia de puertas automáticas, sistemas de alarma o juguetes de radio-control.

En aparatos de entretenimiento doméstico se pueden encontrar mandos a distancia por radiofrecuencia para tener una distancia de manejo más amplia pero suele ser en aparatos de alta gama. También se pueden encontrar conversores de señal de infrarrojos a señal de radiofrecuencia para disfrutar del mayor rango de manejo aún teniendo un mando a distancia de infrarrojos.

Un consejo: Si tienes demasiados mandos a distancia en el salón de tu casa puedes plantearte la opción del mando a distancia universal. Los hay muy baratos y con un sólo mando podrás controlar una gran cantidad de dispositivos diferentes. No obstante, algunas funciones avanzadas pueden seguir requiriendo el mando a distancia original, a menos que adquieras un mando a distancia universal de gama alta que son como un pequeño ordenador y permiten programar prácticamente cualquier función. Como desventaja, estos mandos a distancia son bastante caros y suelen requerir bastante más tiempo para aprender a utilizarlos.

Publicidad