Publicidad

El aceite esencial de menta es uno de los saborizantes y aromatizantes más utilizados en todo el mundo. Además, las propiedades y beneficios de la menta como planta medicinal son conocidas desde hace mucho tiempo. Así, el aceite esencial de menta se utiliza en productos tan diversos como caramelos, medicinas o aceites de masaje. La extracción alcohólica del aceite esencial de menta es un proceso muy sencillo que puedes realizar en casa.

Material

  • Medio litro de alcohol etílico de 96º o de una bebida alcohólica de alta graduación de poco aroma como un vodka blanco o un aguardiente destilado. Tiene que tener una graduación superior a 60º.
  • 200 g de hojas de menta fresca
  • Jarra de medio litro con tapadera
  • Bandeja
  • Embudo cónico
  • Estopilla, gasa o papel de filtro
  • Recipiente de cristal o plástico apto uso alimenticio

Procedimiento

Antes de empezar debes tener claro que vamos a realizar una extracción, no una destilación. La ventaja de la extracción alcohólica frente a la destilación es su gran sencillez además de no utilizar calor que puede destruir algunos componentes. Como desventaja, la extracción alcohólica es menos eficiente y se obtiene menos cantidad de aceite esencial para una misma cantidad de planta y requiere de bastante tiempo. En la destilación se utiliza toda la parte aérea de la planta mientras que en la extracción se utilizan sólo hojas que es dónde más aceite esencial hay.

Si cultivas tu propia menta en casa puedes ir preparando el aceite esencial casi a medida. Has de tener en cuenta que la extracción en alcohol es apta para el consumo y usos culinarios pero recuerda siempre que el aceite esencial de menta no se debe consumir puro debido a los efectos tóxicos del mentol.

Instrucciones

1

Pon el alcohol o el vodka a enfriar en el frigorífico durante al menos una hora.

2

Prepara las hojas de menta eliminando las que estén estropeadas y lavándolas con agua fría. Extiende las hojas en una capa uniforme sobre una bandeja y déjalas secar al aire. Lava también la jarra aunque creas que está limpia y déjala secar. De lo contrario, el aceite esencial obtenido puede resultar lleno de impurezas y partículas de polvo.

Publicidad
3

>Pica la menta en trozos pequeños e introdúcela en la jarra. Añade suficiente alcohol para que cubra bien todas las hojas. Cierra la tapa de la jarra.

4

Bate la jarra varias veces y déjala reposar en un lugar fresco y fresco durante dos días. Las hojas van absorbiendo alcohol, además de irse evaporando, por lo que hay que ir añadiendo más a medida que sea necesario para que siempre estén las hojas totalmente cubiertas.

5

A partir del tercer día no tendrás que añadir más alcohol. Deja la jarra tapada en un lugar fresco y seco durante 30 días agitando a diario para movilizar el aceite esencial y facilitar su extracción.

6

Transcurridos los 30 días se procede a la filtración de la mezcla. Se colocan dos capas de estopilla en el embudo (puedes utilizar también papel de filtro o similar) y se pone sobre un recipiente de cristal o plástico apto para uso alimenticio. Se hace pasar la mezcla de extracción. Cuándo la hayamos vertido toda exprimimos la estopilla para sacar el aceite esencial residual que pueda quedar en los restos de menta.

7

Después de filtrar se deja reposar unos minutos y se introduce en el congelador. El aceite esencial se congelará antes que el alcohol y así lo podremos separar fácilmente. En unas dos horas el aceite se habrá congelado y estará flotando sobre el alcohol. Desechamos el alcohol y el aceite congelado lo dejamos en un recipiente de vidrio adecuado dónde descongelará y guardaremos. Se debe utilizar antes de un año.

Publicidad