Publicidad

Cuándo vas a comprar la comida para tu perro, te puede parecer que se multiplican las marcas y tipos de piensos. Saber elegir el mejor es muy importante para que goce de una salud y estado óptimo. Pero también tiene hay que pensar en el dueño, hay piensos realmente caros que no todos nos podemos permitir y que, como veremos, no siempre son los mejores.

Si tu perro tiene alguna necesidad de alimentación especial debido a alguna enfermedad el veterinario te aconsejará cuál es el mejor pienso para tu mascota, aunque en estos casos las opciones son mucho menores y la elección de uno u otro es más fácil.

Factores a tener en cuenta

A la hora de elegir un pienso u otro para el perro hay que tener en cuenta varios factores. Veamos los más importantes.

1

La edad del perro

El perro, como todo ser vivo, pasa por distintas fases de desarrollo a lo largo de su vida. En cada etapa las necesidades alimenticias varían y, por ello, es importante elegir un pienso completo y equilibrado según la edad del perro. Las necesidades más especiales del perro están en edades tempranas y en edades avanzadas, es decir, cuándo es cachorro y cuándo es anciano.

Es importante prestar especial atención a la calidad del pienso para perros cachorros o en edad avanzada, da a tu perro en estas etapas el mejor pienso que puedas para que crezca sano y fuerte y para que se mantenga en las mejores condiciones posibles si ya es viejito.

En el etiquetado de los piensos para perro suele venir indicada la edad a la que va dirigido de forma orientativa, aunque siempre puedes preguntarle al veterinario si tienes dudas.

2

Raza y características físicas del perro

Las necesidad del perro puede estar influida por la raza. La genética propia de cada raza hace que el metabolismo sea diferente de una a otra, que sean más o menos activos y otros factores que influyen de forma importante en las necesidades alimentacias y, por tanto, en las características óptimas del pienso.

Por ejemplo, puedes encontrar pienso especial para razas pequeñas, piensos para perros muy activos, etc. ¿Te imaginas dar un pienso de bulldog a un yorkshire? Puede que el yorkshire no pueda ni coger las bolitas con la boca. Si tienes dudas pregunta a tu veterinario.

Y atendiendo al físico has de estar atento al peso. Si le das la ración diaria de pienso adecuada para su edad, tamaño y actividad física y el perro aumenta o baja demasiado de peso, deberás fijarte en las características del pienso pues los hay con más o menos calorías. Ten esto en cuenta especialmente si tu perro está gordo o muy delgado.

3

Digestibilidad y palatabilidad del pienso

La digestibilidad y palatabilidad del pienso que elijas para tu perro también son factores importantes a tener en cuenta.

Publicidad

La digestibilidad suele ir ligada a la calidad del pienso y hace referencia al proceso de digestión del pienso por el sistema digestivo. Si es de alta digestibilidad, el aparato digestivo del perro lo digiere fácilmente y será capaz de aprovechar al máximo los nutrientes. Por el contrario, una comida de baja digestibilidad puede dar lugar a digestiones pesadas, molestias y, además, se dejarán una buena cantidad de nutrientes sin absorber por el organismo. Un pienso de alta digestibilidad suele dejar poco residuo y viceversa, por lo que es algo que se puede detectar en la cantidad de caca del perro. Si tu perro come un pienso de alta digestibilidad y caga demasiado o líquido o poca consistencia puede que tenga algún problema digestivo o intestinal.

La palatabilidad se refiere al sabor, olor, textura y otras características organolépticas del pienso. Este factor es importante pues influye en que el perro acepte el pienso o, por el contrario, lo rechace y no coma de forma adecuada.

4

La calidad el pienso, ingredientes y etiquetado

Aprender a leer las etiquetas del pienso, identificar los ingredientes, conocer sustancias nocivas o de mala calidad o conocer la composición óptima según las características de tu perro es finalmente el factor que te hará decidir comprar una marca de pienso u otra.

Hay que leerse las etiquetas para buscar orientaciones sobre edad y tipo de perro al que va dirigido el pienso y así satisfacer los factores que hemos comentado hasta ahora. Esto se completa con la lectura y comprensión de la fórmula del pienso cuyos ingredientes son la clave de la calidad del pienso.

El etiquetado de los piensos han de llevar cierta información de forma obligatoria y atendiendo a ciertos criterios. Uno de estos criterios es que han de aparecer todos los ingredientes en orden descendente según la cantidad en la que están presentes en la fórmula. Aunque la cantidad exacta no es obligatoria, si aparece el trigo antes que el pollo en la lista de ingredientes, significa que lleva más trigo que pollo. Si estás leyendo la etiqueta de comida húmeda para perros, tienes que saber que el agua siempre ocupará el primer lugar.

En este sentido podemos distinguir un pienso de buena calidad si los primeros ingredientes de la lista es carne, pollo y proteínas de origen animal. Si hay proteínas de origen vegetal, por ejemplo soja, el pienso será de menor calidad que uno que lleve carne o proteínas animales. Las proteínas de soja son baratas y por ello son incorporadas a piensos pero, aunque sean proteínas, tienen menor digestibilidad para los perros.

Seguidamente deberían aparecer los hidratos de carbono, normalmente como cereales. Entre los más utilizados están el trigo, maíz y arroz. El arroz suele ser mejor y, en general, hidratos de carbono medios.

Después puedes encontrar sales minerales, vitaminas y otros nutrientes adicionados a la fórmula. Finalmente estarán los conservantes, colorantes y otros aditivos.

En el siguiente vídeo, MissYue87 explica de forma muy cercana y fácil el proceso práctico para elegir un pienso para el perro de calidad fijándonos en los ingredientes y etiquetado del pienso aprendiendo a distinguir un buen pienso de uno malo. La verdad que es genial, lo bien que lo explica de forma llana. Da un repaso completo a los ingredientes que nos tenemos que fijar como harinas, carnes, cereales y otros compuestos, algunos de ellos pueden ser incluso peligrosos para la salud de nuestro perro.

Publicidad