Publicidad

Es fácil encontrar en la red advertencias sobre el calentamiento de agua en el microondas y sus peligros. Aunque es cierto que se puede producir un supercalentamiento y ser peligroso, no es un fenómeno muy habitual. Estas alarmas sobre el calentamiento del agua deberían ser similares a las que hacen sobre el calentamiento de otros alimentos acuosos en el microondas y, sin embargo, los segundos no parecen despertar tanta expectación.

¿Cuáles son los peligros de calentar agua en el microondas?

Bajo ciertas condiciones se puede conseguir que un líquido supere la temperatura de ebullición sin que el líquido comience a hervir. Este fenómeno se conoce como supercalentamiento o defervescencia. Para que se produzca defervescencia hay que calentar el líquido de forma muy rápida y sin que haya apenas perturbación. Si se produce la defervescencia, cuándo el líquido sea perturbado entrará en ebullición de forma inmediata y violenta.

El fenómeno del supercalentamiento se puede producir cuándo calentamos agua u otro líquido en el microondas. El agua se calienta muy rápido y de forma homogénea al recibir radiación electromagnética por todos lados sin que el agua se mueva dentro del vaso. Sacamos el vaso sin que el agua esté burbujeando. Entonces, al perturbar el líquido por movimiento, ponerle algo dentro como azúcar o café, o meter la cucharilla, puede comenzar a hervir de forma súbita. El agua desde el vaso no llegará muy alto pero si que nos puede dar un buen susto y causarnos alguna quemadura en las manos.

¿Cómo calentar líquidos en el microondas correctamente?

En internet puedes encontrar artículos dónde aseguran que no se debe calentar agua en el microondas. Esta afirmación es claramente uno de los mitos sobre el microondas más extendido y no es más peligroso que calentar cualquier otro líquido acuoso. Es verdad que se puede producir supercalentamiento pero las posibilidades de que ocurra son muy bajas y no es demasiado peligroso. No obstante, para evitar males mayores, sigue estas recomendaciones:

  1. Utiliza siempre el temporizador. En la mayoría de microondas actuales, un tiempo de un minuto es más que suficiente para calentar agua, leche o café para ser consumida. Al utilizar el temporizador el microondas se apagará de forma automática evitando que siga sobre-calentando el agua.
  2. Introduce un palito de madera o similar en el vaso antes de calentar el agua. Nunca utilices utensilios de metal!!! Al poner un objeto dentro propiciamos que el agua no se caliente a igual velocidad en todas partes. Así se generan corrientes de covección, el agua más caliente sube y la más fría baja, evitándose así el supercalentamiento.
  3. Activa siempre el plato giratorio. Al darle movimiento al vaso, damos perturbación al agua de su interior eliminando unos de los requisitos para que se produzca el supercalentamiento.
  4. Perfora siempre alimentos con cáscara antes de cocinarlos en el microondas. Por ejemplo: huevos, patatas, etc. Así evitas que puedan explotar al calentarse demasiado su interior.
  5. Deja un tiempo de reposo después de apagar el microondas para que la temperatura descienda un poco y poder manipular los alimentos con mayor seguridad.
  6. No dejes que los niños utilicen el microondas.

Vídeo: supercalentamiento

En este vídeo podéis ver el supercalentamiento del agua en el microondas en directo:

Publicidad