Publicidad

Los espasmos musculares pueden dejarte fuera de servicio por su intenso dolor así que no está demás conocer algunos consejos para aliviarlos. Si sufres espasmos musculares frecuentemente debería ir al médico ya que pueden ser producidos por otro problema de salud. Los espasmos extremadamente dolorosos, especialmente en el cuello y en la espalda, pueden ser señal de problemas serios y son un aviso claro de que hay que acudir a un especialista.

Muchas veces los espasmos musculares son confundidos con calambres, normalmente de menor dolor y que se pueden aliviar con masajes y estiramientos. No fuerces el músculo en los estiramientos, en su lugar haz presiones largas y profundas con los dedos alrededor del músculo para relajarlo y realiza estiramientos suaves. Esta técnica también se puede utilizar en músculos tensos para que prevenir espasmos musculares posteriores.

Cuándo los espasmos musculares se producen por un desequilibrio en los niveles de algunos minerales, consumir alimentos ricos en potasio, calcio y magnesio puede ayudar a reducir la frecuencia e intensidad de los espasmos. Alimentos como los plátanos, que aportan altas cantidades de potasio, pueden ayudar de forma efectiva en el tratamiento de algunos tipos de espasmos musculares. El queso y productos lácteos no desnatados también pueden ayudar por su contenido en calcio.

Espasmos y contracturas de mayor duración, especialmente las de la espalda, pueden aliviarse con la aplicación de compresas frías que ayuden a disminuir la inflamación y el dolor. Las compresas calientes pueden incrementar la circulación sanguínea en la zona y promover la relajación del músculo. La aplicación de calor es mucho más efectiva si es calor húmedo. Si tienes acceso a una bañera de hidromasaje o a una sauna no dudes en usarla. No dejes las compresas más de 20 minutos, tanto si son calientes como frías.

En casos extremos los médicos pueden recetar algún tipo de relajante muscular. Los pacientes con enfermedades crónicas que produzcan espasmos musculares pueden recibir un tratamiento de relajantes musculares a largo plazo. Los espasmos musculares crónicos también se benefician del efecto positivo de los masajes y estiramientos.

Además de aliviar y relajar los espasmos musculares, para prevenirlos puedes seguir unos sencillos consejos. Sigue una dieta rica en minerales, especialmente si practicas mucho deporte, y realiza ejercicios de estiramiento de forma regular. Si no practicas deporte es hora de que comiences, no es necesario hacer grandes esfuerzos, trata de integrar en tu vida diaria caminar, algo de bicicleta o de natación. Además de ayudarte con los espasmos te ayudará a sentirte mejor en general. Algunos ejercicios, como el yoga, son especialmente buenos para mantener tus músculos y articulaciones sanas, flexibles y relajadas.

Publicidad