La dieta nos aporta el 100% de la materia que somos y por ello es tan importante, junto a la actividad física, para mantener y mejorar la salud así como para prevenir muchas enfermedades. Curiosea todo lo que quieras en estos artículos y aliméntate sano!!

La cúrcuma es una especia muy utilizada en la cocina de países de Micronesia, Polinesia y todo el sudeste asiático. Consumida en altas cantidades puede tener efectos secundarios considerados negativos. Los más habituales son la diarrea y el efecto anticoagulante sanguíneo. Está contraindicada en personas con diabetes, hipertensos y hemofílicos.

La espirulina (o spirulina) en polvo es un suplemento nutricional a base de cianobacterias (no un alga) del género Arthrospira. Se han demostrado numerosos beneficios para la salud y su contenido en nutrientes le hacen ser uno de los alimentos propuestos por Naciones Unidas para acabar con la malnutrición a nivel mundial.

El gluten es un proteína que representa hasta el 80% de las proteínas del trigo. Es comúnmente asociado a alimentos con alto contenido en hidratos de carbono pero lo cierto es que tener o no gluten no tiene relación con que el alimento sea bajo o no en carbohidratos, de hecho un alimento sin gluten puede ser muy alto en hidratos de carbono, por ejemplo la patata.

La glucosa es la sustancia orgnánica más abundante de la naturaleza. Su oxidación es la principal fuente de energía para las células del cuerpo humano y es el compuesto principal de hidratos de carbono de almacenamiento energético, como el almidón y el glucógeno, y de hidratos de carbono estructurales como la celulosa.

Las recomendaciones más habituales son beber 2 L de agua al día (8 vasos) o 30 ml por kg de peso corporal para una persona media. Estas necesidades de agua pueden variar en algunas situaciones, como embarazo o lactancia, y en algunas enfermedades que cursen con vómitos y diarrea. El agua también puede llegar a ser tóxica y producir intoxicación hídrica.