Todo sobre la estructura, características y funcionamiento de las distintas partes del cuerpo humano.

El pliegue epicántico, epicanto o brida mongólica es un pliegue de piel en el párpado superior que tapa la carúncula lacrimal y da el aspecto típico de los ojos rasgados de las poblaciones asiáticas y etnia genética mongoloide en general. Se cree que pudo aparecer como evolución adaptativa para proteger el ojo durante la primera gran glaciación.

La especie humana es diploide y presenta 23 pares de cromosomas, un total de 46 cromosomas individuales. El cromosoma 23 es que contiene la información sexual y se conoce como alosoma o heterocromosoma; el resto reciben el nombre de autosomas. Las células reproductoras o gametos son haploides y contienen una sola copia de cada cromosoma, 23 cromosomas individuales en total.

Como parte del desarrollo motor, especialmente durante la infancia, se adquieren habilidades y destrezas que se pueden catalogar en dos grandes grupos, la gruesas, que requieren el movimiento de grandes músculos, y las finas, que requieren movimientos muy precisos y coordinados de músculos pequeños.

El vello androgénico, también conocido como pelo corporal, es el pelo que se desarrolla en diversas partes del cuerpo por efecto de las hormonas androgénicas, especialmente testosterona, y que es mucho más abundante en el cuerpo masculino.

El septum o tabique nasal es una estructura osteocartilaginosa que separa los dos orificios de la nariz y la dos fosas nasales. Favorece el flujo laminar del aire inhalado y esto a su vez favorece el calentamiento y humidificación del aire gracias a los pelos y mucosidad de la nariz.

La lúnula es una zona con forma de media luna y color blanquecino que aparece en la base de las uñas de las manos y pies. El tamaño de las lúnulas suele ir aumentando hasta la edad adulta y desaparecer en la vejez. Su morfología puede estar asociada con algunas afecciones médicas.

El simporte y el antiporte son los dos tipos de cotransporte que tienen lugar en las membranas biológicas. Ambos utilizan la energía de un gradiente electroquímico pero el simporte transporta dos sustancias en el mismo sentido y el antiporte en sentido opuesto.

El ácido estomacal, tan importante para la digestión, es producido por las células parietales, también llamadas células oxínticas, un tipo de célula epitelial altamente especializado. Además de ácido clorhídrico, también secreta el factor intrínseco, imprescindible para la absorción de vitamina B12.