Publicidad

La brumación es un tipo de dormancia propia de animales ectotermos (de sangre fría). Es similar a la hibernación y se observa típicamente en reptiles y anfibios. Como cualquier otro tipo de dormancia, la brumación está íntimamente relacionada con las condiciones ambientales, en concreto con bajas temperaturas, y se caracteriza por una disminución de la actividad del organismo que le permite conservar energía hasta que las condiciones mejoran.

La brumación en reptiles tiene lugar en otoño – invierno. Cuándo se aproxima el otoño, las temperaturas comienzan a descender y los días se van haciendo más cortos, los reptiles buscan un lugar seguro y de temperatura templada dónde entran en estado de brumacion. En este estado, el animal está en letargo con el metabolismo enlentecido y permanece así hasta la llegada de la primavera cuándo las temperaturas comienzan a subir y los días se hacen más largos.

La duración de la brumación depende de numerosos factores y es, por razones obvias de condiciones ambientales, mucho más corta en reptiles que viven en cautividad, especialmente los domésticos, dónde la temperatura ambiental no desciende lo suficiente.

En la naturaleza, los reptiles realizan la brumación en madrigueras, a veces excavadas por ellos mismos. Los reptiles en cautividad, incluso los que viven en interior, también entran en brumación y muestran signos de letargo estacional al llegar el invierno. Se puede observar como comienzan a tener menos apetito y alejarse de las lámparas de calor. Los cuidadores deben proveer de un hibernáculo con condiciones controladas dónde el animal pueda descansar sin ser molestado.

La temperatura ideal a la que debería estar un hibernáculo se sitúa, de forma general, alrededor de los 10 ºC. Si el hibernáculo está muy frío, la brumación puede hacerse muy larga e impedir que el animal se despierte, mientras que un hibernáculo demasiado cálido impediría que el animal entrase en brumación. En caso de duda es recomendable consultar con el veterinario habitual.

Publicidad

A diferencia de la hibernación, durante la brumación es normal que el animal se despierte de forma regular. Por ejemplo, los reptiles se despiertan para beber agua y también en cualquier momento pueden salir del hibernáculo si hay un día cálido. Desde un punto de vista metabólico, los reptiles consumen principalmente glucógeno como reserva energética, lo que supone una diferencia más con los animales que realizan hibernación que utilizan principalmente grasa2.

¿Por qué los animales entran en brumación?

La brumación es un proceso indispensable para la supervivencia de los reptiles y animales ectotermos en general. Estos animales depende de factores externos para mantener su temperatura corporal y durante el invierno les puede resultar muy difícil y por ello no pueden mantener el nivel de actividad.

Durante el período de brumación, el animal entra en un estado de letargo caracterizado por un ritmo cardíaco y respiratorio muy lento y un nivel metabólico muy bajo. Hay especies que despiertan de forma regular para beber agua y alimentarse y luego vuelven al sueño mientras que otras especies permanecen en letargo durante meses sin comer. En estas condiciones el gasto energético es muy bajo y se van consumiendo las reservas acumuladas en el organismo.

Pero no todos los animales de sangre fría entran en brumación sino que depende de la especie, edad y localización geográfica. Por ejemplo, es muy poco habitual encontrar reptiles en zonas tropicales y ecuatorial que realicen brumación. En estas regiones las condiciones ambientales son lo suficientemente cálidas durante todo el año para que el animal pueda mantener el nivel de actividad constante.

Además de reptiles y anfibios, existen otros animales de sangre fría que entran en dormancia. Por ejemplo, algunas especies de peces e insectos. Sin embargo, no hay concenso sobre si estos procesos deberían considerarse también brumación u otro tipo de dormancia. Lo más habitual es utilizar brumación para la dormancia específica de reptiles y también es común que se utilice para anfibios.

Referencias

  1. Scott Solar. Preparing reptiles for winters sleep. (consultado 06 Julio 2015).
  2. Karen McDonald (2014). Hibernating Mammals and Brumating Reptiles: What’s the Difference?

Publicidad