Publicidad

El sistema cardiovascular es un circuito cerrado de vasos que comienza y termina en el corazón. Entre los vasos se pueden distinguir tres grandes tipos: las arterias, los capilares y las venas. Las arterias se encargan de llevar la sangre desde el corazón a los órganos, los capilares del intercambio de gases y nutrientes con los tejidos y las venas vuelven a llevar la sangre al corazón.

La estructura general de los vasos sanguíneos consiste en tres capas concéntricas de diferentes tejidos, conocidas como túnicas:

  • Túnica íntima: es la capa que recubre la parte interna del vaso y está formada por tejido endotelial.
  • Túnica media: formada por tejido muscular liso.
  • Túnica adventicia: es la capa más externa y está formada por tejido conectivo.

Una característica propia de las arterias es que tienen una túnica media mucho más gruesa que el resto ya que son las que reciben el impulso del corazón de forma directa y distribuyen la sangre por el organismo, función para la que necesitan una capa muscular más desarrollada.

Dentro de las arterias se pueden distinguir dos grandes tipos, las arterias conductoras y las arterias distribuidoras, que se diferencian principalmente en su tamaño, función específica y variaciones en la composición de la túnica media, sobre todo en la cantidad de tejido muscular.

1

Arterias conductoras

  1. También se conocen como arterias elásticas.
  2. Son las arterias más grandes y de mayor calibre.
  3. La túnica media es muy elástica gracias a la gran cantidad de fibras de colágeno y elastina.
  4. La cantidad de tejido muscular es baja en comparación con las arterias distribuidoras.
  5. Hay pocas en el organismo, son las arterias aorta, pulmonar y las ramas de ambas.
  6. Tras la contracción del corazón (sístole), las arterias conductoras se estiran absorbiendo la presión producida por el latido. Después, gracias a su alta elasticidad, vuelven rápidamente a su diámetro normal mediante una retracción elástica que empuja la sangre hacia el organismo.
  7. La retracción elástica también empuja la sangre hacia atrás de vuelta al corazón justo cuándo termina la sístole y antes de que se cierre la válvula aórtica. Este flujo retrógrado producido por la retracción elástica de las arterias conductoras se conoce como efecto Windkessel.
2

Arterias distribuidoras

  1. También se conocen como arterias musculares, aunque este nombre no es muy adecuado.
  2. Son arterias de calibre medio.
  3. Se forman a partir de ramificaciones de las arterias conductoras
  4. Su función es distribuir la sangre que llega desde las arterias conductoras hacia los diferentes órganos.
  5. Su túnica media tiene alta cantidad de musculatura lisa, cuya contracción y dilatación es fundamental para mantener la tensión arterial y distribuir la sangre a las diferentes partes del cuerpo según sea necesario, dilatándose en las partes del cuerpo que necesiten más aporte de sangre y contrayéndose en las que necesiten menos.
  6. A continuación de las arterias conductoras se sitúan los conocidos como vasos de resistencia, qué son pequeñas arterias, arteriolas y, en menor medida, los capilares.
  7. Son mucho más numerosas que las arterias conductoras. Son arterias distribuidoras, por ejemplo, la arteria radial o la arteria esplénica.
Publicidad