Publicidad

Los flavonoides, también llamados bioflavonoides, son un grupo de sustancias relacionadas estructuralmente por poseer un esqueleto estructural de flavona. Se producen de forma natural en el metabolismo secundario de plantas y algunos hongos.

Se han podido identificar más de 6000 flavonoides naturales, lo que les convierte en uno de los grupos de fitonutrientes más extenso conocido. Frecuentemente son los responsables del color de frutas y verduras con colores amarillos, naranjas, rojos y morados.

Son conocidos por su acción antiinflamatoria y alta actividad antioxidante. Podrían tener un papel significativo en la salud cardiovascular y la prevención de enfermedades relacionadas con el daño celular por radicales libres, por ejemplo el cáncer. Los grupos de flavonoides más abundantes son las antoxantinas, flavanonas, flavanoles y antociánidos.

flavona
Esqueleto de flavona (2-fenil-1-benxopiran-4-ona)

Alimentos ricos en flavonoides

Los flavonoides son las sustancias polifenólicas más comunes en la dieta humana y están presentes casi de forma universal en los alimentos vegetales. El cocinado y procesado puede afectar considerablemente al contenido en flavonoides, por lo que se deben consumir vegetales y frutas frescas para obtener la máxima cantidad.

1

Frutas

Muchos tipos de frutas tienen alto contenido en flavonoides. Destacan frutas rojas y oscuras como la uva tinta, fresas, frambuesas, moras, cerezas, arándanos y otras frutas del bosque. También son muy abundantes en frutas cítricas como el pomelo, y frutas de árbol como el plátano, la papaya, ciruela, manzana, pero, melocotón y albaricoque.

Publicidad
2

Verduras

La mayoría de verduras y hortalizas contienen alta cantidad de flavonoides, sobre todo las verduras rojas y verdes. Pimiento, tomate y berenjena son ricos en quercitina y luteolina. La cebolla, sobre todo la cebolla roja, también es rica en quercitina. Los vegetales verdes como la espinaca, brocoli o alcachofa, también son una buena fuente de flavonoides.

3

Legumbres y frutos secos

Algunos frutos secos y legumbres, además de tener alto contenido en proteínas, también aportan altas cantidades de flavonoides. Las legumbres oscuras, como alubias y frijoles negros, tienden a tener alto contenido en flavonoides del grupo de los antociánidos, al igual que frutos secos como las nueces. Pistachos y anacardos aportan flavonoles tipo catequinas. La soja también aporta catequinas y un tipo de flavonoides típico de esta planta, las isoflavonas.

4

Bebidas

Los jugos y zumos de frutas procedentes de frutas frescas sin procesar mantienen la mayoría de los beneficios para la salud de la fruta, al igual que los jugos de verduras.

El vino tinto aporta una gran cantidad de flavonoides, especialmente antociánidos y flavonoles como la quercetina y la miricetina. Muchos tipos de tés, especialmente el negro, aporta catequinas y flavonoles relacionados.

Publicidad