Sector público y sector privado

Los términos sector público y sector privado son utilizados para describir los tipos principales de negocios y sectores industriales que existen en una economía dada. Aunque en ambos se pueden ofrecer servicios similares, las diferencias son numerosas siendo las principales la propiedad y el objetivo. La distinción más evidente entre ambos es que las empresas o servicios del sector público son operadas por el gobierno y su propiedad es de titularidad pública, es decir, del estado. Por su parte, el sector privado es dominado por personas físicas o jurídicas privadas.

¿Quién está al cargo?

Una de los formas más fáciles de ver la diferencia entre una organización del sector privado y una del sector público es ver quién está a cargo. En una organización del sector público empleados, supervisores y administradores son todos trabajadores del estado. La organización o empresa no es propiedad de una corporación o un propietario privado, sino que es propiedad del estado o administración pública regional. Las organizaciones y empresas del sector privado, por el contrario, son propiedad de particulares y pueden responder a un consejo de administración, sociedad propietaria o a un propietario único. Los empleados del sector privado trabajan para la organización.

¿Cuál es el objetivo principal?

Además de la diferencia en la propiedad, los dos tipos de empresas tienen un objetivo principal claramente distinto. Los grupos del sector público tienen el deber de servir al ciudadano y, generalmente, no entran en competición directa con otros grupos privados o públicos por cuota de mercado. Las organizaciones del sector público no están orientadas al beneficio económico. Aunque existen empresas públicas que pueden ofrecer bienes, lo más habitual es que ofrezcan servicios. En contraste, las compañías privadas se rigen por objetivos de beneficio económico y compiten para superar a otras empresas que ofrecen bienes y servicios similares. Aunque las empresas privadas puedan tener algunos objetivos humanitarios, su objetivo principal es la rentabilidad del negocio sin que necesariamente tengan que servir a los ciudadanos.

¿A qué se dedican?

La variedad de negocios dentro del sector privado es muy amplia. Podemos encontrar corporaciones internacionales, tiendas minoristas, restaurantes, hoteles, centros comerciales, cadenas de televisión privadas, editoriales, colegios y universidades privadas, y un larguísimo etcétera. Las organizaciones sin ánimo de lucro también se consideran del sector privado, a menos que sean mantenidas con fondos públicos.

Las empresas y organizaciones del sector público tienden a centrarse en servicios, fundamentalmente de carácter social, reglamentados en leyes y decretos de los organismos de gobierno, ya sean nacionales o regionales. Entre los servicios más habituales podemos encontrar esuelas públicas, universidades, policía, bomberos o servicios de salud. Los sistemas de transporte públicos, mantenimiento de carreteras o el ejército también suelen estar dentro del sector público.

Muchas veces el sector público y el sector privado se superponen ofreciendo a los ciudadanos la posibilidad de escoger entre los servicios ofrecidos por los organismos públicos o pagar por servicios privados que puedan acomodarse mejor a sus necesidades. En la industria de la seguridad se suele elegir los servicios de seguridad privada para vigilar, por ejemplo, bancos, tiendas o los propios hogares; en estos casos puede ser imposible utilizar recursos públicos pues la policía y otras fuerzas de seguridad no pueden poner sus esfuerzos en el hogar de un ciudadano o empresa en exclusiva ni pueden dedicarse a proteger intereses privados.

Diferencias entre países

En cada país podemos encontrar políticas diferentes en cuánto a los servicios ofrecidos por el sector público y privado. Así, podemos encontrar países dónde el sector público es enorme y abarca una gran variedad de servicios, desde educación y salud a energía y telecomunicaciones. Esta gran variedad de servicios públicos son mantenidos generalmente mediante altos impuestos.

Los países con un gran sector privado pueden ofrecer la posibilidad de elegir entre diferentes proveedores y, dada la competencia, pagar menos por un servicio con iguales prestaciones. Pero existe una gran desventaja y es que el acceso no está garantizado para ciudadanos con bajos ingresos y los bienes y servicios están sujetos a los caprichos de los mercados financieros.

Curiósoty

Escrito por

Curiósoty

El equipo editorial de Curiosoando.

  • Actualizado el 3 julio, 2014